Friends, will be friends?

Esta semana fui al cine y a cenar con mi amiga Eugenia, y surgió un tema por demás interesante: todo lo que se oculta entre amigas, lo que no decimos las unas de las otras. Hagamos un poco de historia para ser mas clara; tengo un grupo de amigas “las brujas” con las que en su gran mayoría nos conocemos hace mas de 15 años. Con todas con mas o menos 40 años, imaginen todo lo que ha pasado:  hombres, trabajos, noviazgos, historias, peleas, casamientos, divorcios, niños, enfermedades, pérdidas, hallazgos y hasta la enfermedad terminal del novio de uno de ellas.  Mucha cosa.

Yo pasé por varios estadios: las adoro, las necesito, me alejo, me acerco, comparto, o no.  Hubo, grupo, sub grupos, cenas con una, con dos, de todo, como en todos lados. (Bueno, a mi amiga Vilma, (una amiga con la que compartimos infinidad de cosas y la vida nos sigue encontrando en el mismo camino , según pasan los años) le pasaba otro tanto, siempre comentábamos que pasábamos por varios estados, con nuestras brujas amigas)

Eugenia, mi amiga,  es un hallazgo; la heredamos de Caro, una de las brujas, se separó después de casi 20 años de matrimonio, y empezamos a verla seguido, hasta convertirse en una gran amiga. De alguna manera a veces siento que ella entiende cosas, que las demás no; lease: entiende de mis necesidades con respecto a mi familia, mi curiosidad, mi trabajo, y el camino que quiero hacer en la vida.  Ella me dijo esta frase hace un par de años; “ustedes son grandes amigas, se quieren, comparten muchas cosas, pero hay muchas cosas, que no se dicen.”

Gran verdad.

Entonces, pensaba; que clase de vínculo nos une? si sentimos que se juegan:  envidia, competencia, uno oculta cosas porque no quiere compartir, se pone tacaño no solo con la info que cuenta, sino con los que esta dispuesto a dar. Marina, otra de mis mas amigas, se divorcio (que era lo que ella quería) finalmente después de 3 años, y siente no todas comparten su alegría. Triste, no? Cuando tuve a mi último hijo, las primeras vinieron  a los 15/20 dias, otras dos, 2 meses mas tarde y las otras vinieron directamente a conocer mi casa nueva… mas triste, no?

Y que se suponía que tenía que decir? Que me enojaba?, que me parecía mal?

Tenemos cosas en común? sí, pero nos une lo que pasó, o lo que pasa? Cuanto hacemos por mantener este vínculo, mas que juntarnos una vez por mes a comer ñoquis, los 29? Y lo mas importante, si necesito algo, tengo en claro a quien llamaría?

Mi amiga Elisabet, que vive hace varios en España, lejos,  mi mejor amiga, me dijo una vez  hablando por skype, que mi vida podía generar la envidia de muchas, que mirara a mi alrededor: tengo marido, dos chicos,  una casa, y  estoy trabajando, muy humildemente me recordó que ella estaba separándose, que había decidido no tener niños, y que le costaba mucho mantener su empresa. Y con mucho amor, me recordó lo feliz que se ponía por mi, por cada cosa que compartía con ella. Siempre que nos vemos  termino emocionada, llorando como una nena, diciéndole lo importante que ella es para mi, lo que extraño no tenerla mas cerca y lo feliz que soy de tenerla de amiga.

Así que finalmente y para cerrar el post llegué a la conclusión que uno comparte diferentes cosas con algunos amigos, y que si tuviera que contar, realmente contar, me sobra la mano…

Nunca es triste la verdad; lo que no tiene es remedio.

buen finde!

Carla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s