Haciendo collage….

       Cuando iba a la facultad y cursaba la materia creatividad nos hacían hacer collages para hablar sobre determinados productos, posicionamientos, y mensajes.  Reconozco que entre toda mi parte de fashion y glamorosa de leer revistas extranjeras, (Vogue, Red, Bazaar, In Style, Woman, etc, etc) siempre me gusto guardar fotos que me llamaran la atención por algo; siempre me resultaba muy terapéutico revisarlas (viejas o nuevas) y  buscar fotos y cosas que me identificaran e intuitivamente iba armando el collage del momento…


El otro día leyendo una nota sobre las memorias de  Diane Keaton en la revista Harper’s Bazaar  (Argentina) de Enero encontré una frase que me hizo dar cuenta que no estoy sola con mi técnica : “Supongo que podría decir que coleccionar y reconvertir imágenes, reorganizar lo conocido de manera que formara un conjunto inesperado con la esperanza de descubrir algo nuevo, se transformo en una de nuestras creencias comunes. El collage, lo mismo que el razonamiento abstracto, era un proceso visual para analizar información. Cierto? (…) evidentemente ella creía que yo estaba en lo cierto.”

Supongo que todas esas fotos reorganizadas, palabras, y colores pretendieron (y lo siguen haciendo) decirme algo mas de mi misma, del momento que vivo, y de lo que necesito visualizar con respecto al futuro.

Esa costumbre me acompaña hasta el día de hoy y siempre me ha resultado terapéutica y reparadora. No solo para entender mi presente sino para ver lo que esta “por venir”.

Hacer collage de situaciones, de proyectos, de cambios, es una buena manera de relacionarse con todo eso. Es como desmitificar  lo malo y apoyarse en lo bueno.

Van los míos!
xoxo
Carla
Anuncios

4 pensamientos en “Haciendo collage….

  1. Es una actividad que a mí me encanta practicar, aunque la verdad, te confieso que hace mucho no lo hago de manera consciente. Es decir, cuando adolescente, me dedicaba a forrar mis cuadernos y libros con recortes de revistas y armaba composiciones, como alguna vez mostré en el blog. De niña mis muñecas eran las modelos de pasarela, les recortaba ropa de otras y las cambiaba, tenían citas y trabajaban y quedaban embarazadas cuando al salir a cenar se comían un ojo de pescado -también recortado de la sección de cocina de Vanidades-
    Y ahora que soy mayor casi no lo hago, pero tienes razón, es terapéutico. Aunque… para algunas clases de catecismo, también me suelto recortando por aquí y por allá, contaría como que no lo he dejado del todo.
    ¡Muy lindos tus collages!
    Abrazos Carla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s