Guardianes

Ahhh diciembre…. reuniones, brindis, festejos, corridas, regalos… en todas partes del mundo es igual, es como si tuviéramos que encontrarnos con todos antes que cierre el año, como si la próxima semana las cosas no fueran igual…

Este fin de año, después de armar el árbol, y hablando de escribir la carta con los regalos Balta me dijo que ya sabía que no existía Santa Claus; que éramos nosotros, los padres; la noticia me tomo por sorpresa, al principio puse cara de nada, y después no hubo con qué remontarlo, ya esta, cayeron el Raton Perez (la version latina de El hada de los dientes), los Reyes y demás, se termino la ilusión…. y me dio mucha pena; creer e ilusionarse siempre es importante….

Como contrapartida de eso, quiso ir a ver la película “El origen de los guardianes”, la de Jack Frost, donde justamente habla de esto: de que ellos dejan de existir y tener fuerza, si los chicos dejan de creer en ellos. Y lo importante que es para los chicos aferrarse a una ilusión, como recibir un regalo de Santa, un alguién que los cuida, mientras duermen, (como Meme, o el guardián de los sueños), los dientes que se dejan debajo de la almohada en realidad guardan los recuerdos felices, para cuando uno los necesita y se olvida quién es y de dónde viene (el hada los guarda en una cajita con la foto de cada chico), el conejo de Pascua, y la cacería de los huevos. Todos están ahí, para cuidar a nuestros hijos de las pesadillas, y los miedos, fortaleciéndolos desde la esperanza y lo importante de creer en si mismos. Y que en algún momento esto los haga fuertes.

(Guiño importante a los marketineros, la peli muestra como arman estructuras y cadenas de implementación de grandes ideas y procesos, pero se olvidan del trabajo de campo: o sea ver la cara de los niños y saber de la importancia que implica el contacto con la realidad)

Salimos del cine, con Balta convertido en Jack Frost, el nuevo guardián, fuerte y seguro de si mismo, y yo, pensando en como desde chicos, necesitamos creer e ilusionarnos y sobre todo creer en nosotros mismos, para que esto nos haga entender el camino y saber que todos somos elegidos para una misión.

Todos somos elegidos, y tenemos una tarea para hacer.

No se si tengo demasiado en claro, cual es la mía. Tal vez no sea solo una, y sean varias a los largo de esta vida.

Este 2012 no ha sido un año cualquiera. Es un año en el que siento que todo tuvo doble esfuerzo, y por ende doble cansancio. Es un año difícil, pero también feliz. Es un año de muchos obstáculos y muchas satisfacciones.

Espero que el próximo, sea un poco menos agotador e igual de feliz. Y, de yapa, ya que el mundo no se terminó el 21/12, que a todos nos sea un poco mas leve, que los gobernantes sean un poco mas sabios, y menos egoístas, que el mundo sea un poco menos cruel, y mas solidario, que haya menos gente en situación de calle, y mas hogares, con calor de hogar.

Que vos, y yo, sepamos que soñar y creer en una realidad mejor es un derecho, tuyo, mío, de todos . Y ojalá, un día, pronto, sea posible.

Feliz año 2013!!

beso, Carla

(Va el trailer de la peli: http://youtu.be/W8Hn5OKMnT0)

Los otros 40

Pensé que esto iba a pasar bastante más adelante, que todavía nos quedaban muchos años de juventud, diversión y despreocupación, pero en lo que va del año, mi grupo de amigas se ve rodeado de problemas de salud:  Pilar empezó el año con unas biopsias en el estómago, porque parecía tener algo similar al colon irritable, felizmente nada ocurrió, yo con mi nódulo en mi pecho derecho, que sigue estando ahí, y debo controlarlo por 3 años mínimo mas, en un par de meses me vuelve a tocar control, la sobrina de 3 meses de Paz, está en trámites desde que nació porque necesita un trasplante de hígado, y ese tema nos ha partido el corazón a todas, y para coronar este año Pia nos contó el viernes que tiene un problema en la tiroides, que puede ser un Cáncer.

Ahí, esta, todo junto, 7 mujeres entre 40 y 50 años que están atravesando la plenitud de la vida con o sin hijos, nos llegó la etapa de la enfermedad y los controles exhaustivos, mucho antes de lo que todas esperábamos.
Será que la vida cotidiana nos pasa factura? Será que la responsabilidad, la independencia, el “hacernos cargo”, las corridas diarias, los disgustos en cualquiera de nuestros ámbitos, nos cobran “peaje”?

Yo creo que sí.

Creo que en alguna parte pagamos un costo, que viene implícito con todo esto: nos hacemos “mala sangre”, para viajar al trabajo, (y viajar en transporte público en Argentina, o lidiar con el trafico en auto, creanme, no es nada fácil) discutimos con nuestros jefes, o compañeros, nos molestan los comentarios de las personas que no nos tratan bien (en una tienda, la calle, o algún conocido) y al final del día estamos con toda esa mala energía que se nos sumó, y en algún caso tuvimos la suerte de descargar, en otros no, y eso queda registrado en alguna parte del cuerpo.

Siempre pensé que los problemas de salud empezaban mucho más adelante… no sé a qué edad, pero mi negación dice más adelante. Los nuevos 40 nos muestran como chicas de 30: en el mejor de los casos: bellas, profesionales, y familiares. Sonriendo, felices y llenas de vida.

Y sí, es así, pero no es solo eso. Evidentemente el cuerpo no está igual y pasa factura, enfermedades cardíacas, cerebrovasculares, enfermedades terminales, todos los estudios empiezan a partir de los 40. Esa es la otra cara, la otra parte, que no esperábamos,  pero que,  definitivamente, está.

bs

 

Carla

 

¿Qué tengo que aprender de esto?

Hay cosas que me cuestan entender, y estoy segura que significan algo que no termino de darme cuenta.

No creo en las casualidades, creo que las cosas pasan por algo, nos enseñan algo, y la gente aparece en nuestra vida por una determinada razón.

Este último martes a la tarde, llovía, yo volvía del trabajo, caminando desde la estación de tren,  estaba a punto de subirme a mi auto recién arreglado, y me corrí al lado de la puerta porque paso un colectivo con poco espacio, y no quería que me tocara. Afortunadamente, no me toco a mí, pero me destrozo la puerta del auto del lado del conductor. Como decimos acá, la hizo giratoria. Cómo ocurrió? no lo tengo muy en claro, supongo que no vio, y entre adoquines mojados, se resbaló.

Como nunca, me agarro un ataque de desesperación y llanto. Literalmente a los gritos no entendía como había pasado, que había pasado y como mi auto, que había salido del taller el sábado a la mañana, podría estar dañado de nuevo el martes…

Misma calle, mismo auto, misma persona, dentro de un mismo mes.

Y me pregunto que tengo que aprender esto?

En mi busqueda de querer entender  y preguntarme, hablé con quién fue mi analista muchos años, y su comentario es que hay que tener mas precauciones, que la gente esta muy desequilibrada en la calle, mas, los manejan (manejamos), que seguramente yo estaba pasando por una situación de estrés (y de ahí el explotar, que en principio es sano, porque uno saca afuera y no se destruye el cuerpo)  y que piense si tengo ganas de manejar por un tiempo….Que no eche culpas de algo que en este caso, yo no tengo mucho que ver.

Mi mama cree que estoy muy exigida y paso de preguntarme si Juan y yo nos íbamos a separar, a asegurar que yo me ocupo demasiado de todo…Mi mama hace lo que puede…

Y yo,  que creo? Creo que estoy cansada. Que tener tantos frentes abiertos y no poder resolver cosas, cerrar y abrir puertas nuevas, me genera mucha angustia. Y creo que tengo que entender que no puedo andar con la energía desperdiciada en cualquier lado, sino enfocarla mejor, al menos en lo que dependa de mi. Algunos ejemplos: Mi trabajo no se confirmo aún (y no tengo demasiadas certezas de que ocurrirá con esto), la situación de la persona que nos ayuda en casa, esta resuelta en principio, pero no es definitivo y se acerca la fecha en la que se cumplen los 6 meses de plazo, temas de salud que necesitan tiempo, y el tema económico que me apremia y no cesa…yo que necesito un poco de certezas, y eso no parece estar a la orden del día… Necesito sentir que puedo tomarme vacaciones de mi misma y descansar, porque alguien se va a ocupar de mi y de arreglar todo lo que me pasa.

Necesito recuperar un poco de mi energía y volver a ser yo, porque me siento gris, y empobrecida con todo esto.

Necesito re apropiarme de mí, para volver a reconstruir el camino.

Fue como un arrebato. Cómo si ese colectivo pudiera llevarme también a mi en ese golpe…

Y aqui estoy, depacito, juntando mis partes, rearmandome.

Un abrazo, fuerte, un beso a la distancia, un deseo de felicidad!

Para todos!

Carla

Mística, tal vez…

Compartimentada

Domingo a la mañana, tempranito, sentadita en la cocina, tratando de conectar conmigo.

Esto de vivir compartimentada es muy desgastante: los chicos, el trabajo, la casa, Juan, yo misma… no me ha resultado nada fácil estos días…. Debo reconocer que en el camino, me encontré pidiendo soporte, explicaba mi situación de stress, mi no quejarme, pero estar cansada, y con alegría digo que recibí de todo: soporte, cariño y compañía de Juan, cariño y cuentos de mis hijos, buenos consejos, oídos atentos, risas con mis amigas y que todo eso me ha hecho sostenerme mejor.

Cuando estaba preocupada por cosas de trabajo, que parecen ponerse de acuerdo en complicarme los viernes por la tarde/noche, y con ello el fin de semana, en una charla con Juan, me decía: “yo no entiendo mucho de puestos de trabajo; al fin y al cabo, todos son empleados, todos tienen un jefe distinto, todos tienen cuentas que rendir a alguien, y mañana a la mañana todos pueden desaparecer, y vos lo viste muchas veces, en varios trabajos. No te persigas” O como me decía una compañera de trabajo nueva, “vos no te olvides de lo que hiciste, de quién sos, y lo que hiciste con tu vida laboral hasta llegar acá. Hace 5 años que trabajas sola, y te fue bien, esto son 6 meses, no le des mas importancia de la que tiene.”

Sabias palabras. (aunque tenga que recordármelas otra persona)

Mis papas, no pudiendo con su genio, ni su edad, preguntándome, como estoy, y si necesito algo, queriendo ver mas alla de mis ojos, y saber que es lo que me tiene tan contracturada…

Mis amigas el miércoles, en la cena mensual, haciéndome reír, diciendo cosas divertidas y trayendo, un frasco de “píldoras”(confites en realidad), que se llaman dosis de amistad, para tomar las que prefiera, y en la despedida la frase fue: “vos vas a ser la chica inolvidable for ever.” O un almuerzo el viernes con una amiga relativamente nueva, de los últimos 5 años, (13 años mas chica que yo) diciendo, “no te preocupes tanto, las cosas se te van a acomodar y sabes que Carla?, no sabes lo que disfruto de nuestras charlas, y lo bien que me hace tenerte de ejemplo.” Yo que siento que hago lo que puedo, mas que ser ejemplo de alguien…

Benja, levantánsose termprano, hablando de cama a cama con Balta (mientras los escucho por el baby call), diciendo en tono de pelea: “Mía mama, no tuya”, y Balta que es mas grande, le dice, “no, es de los 2; ella siempre dice que es de los 2, y de papa tambien, un poco..”. Esos ratos de cuentos en la cama (la mia para que engañarnos), antes de irse a dormir, con beso abrazo y cariño incluido, que me hacen dormir envuelta en alegría y un poco de paz….

Y yo, yo misma, que salgo a correr, al sol, y a mirar el rio, a llenarme de un poco de eso y descargar un poco de todo lo que no me sirve… que voy en el tren, mirando por la ventana, soñando un poco, escribiendo recuerdos que me hacen bien.

Este año me decían que mi familia es un poco un barco, y con este cambio mío laboral de no estar en todo el día en casa, después de haber estado durante 5 años, era como ordenar de nuevo el barco y repartir obligaciones y necesidades. Que el proceso podía ser largo y los cambios de este tipo llevan tiempo.

Mi ansiedad que necesita tener todo ordenado ya, todo resuelto, saber todo, hacer todo, llegar a todos lados…. y yo que necesito salir al sol.

Hoy en buenos aires, por suerte, tenemos sol, mientras escribo, miro de reojo por la ventana, y veo el rayo asomando en el jardín…. Hace muchas años, cuando recién empezábamos a convivir con Juan, los domingos eran mi momento de soledad, me preparaba un rico desayuno, cafe con leche, jugo, tostadas, algo de fruta, me sentaba en el balcón dejaba que me inundara el sol y me ponía a escribir; y como hace años no me pasaba, hoy también domingo a la mañana estoy sola, con un desayuno rico, escribiendo, escuchando pajaritos, y pensando en cosas buenas para mi. Todos duermen, y es como robarle un momento a mi realidad cotidiana.

Salgo a sentarme al sol, antes que alguno se de cuenta, y me devuelva a la realidad.

Carla, asoleada 😉

<

Fracaso

Estoy un poco triste estos días porque mi mejor amiga que vive en Madrid estuvo de visita y ya se fue. La verdad es que este viaje tuvimos poco tiempo, pero al menos tuvimos oportunidad de tener una charla más que interesante que me dispongo a compartir con ustedes.

Poniéndonos un poco al día, preguntándonos un poco como están nuestras  cosas, nos pusimos a hablar de su pareja, y me dijo que después de varios años, las cosas ya no podían remontarse: buenas y malas épocas, cosas que no se arreglan, y la sensación de que si bien se quieren mucho , se acabó el amor. Ya no hay un proyecto mutuo que los movilice, ni ganas de buscar un proyecto nuevo. Se puso triste y me dijo: un nuevo fracaso, amiga.

Yo me quede pensando un rato y dije: no, fracaso, no. Fracaso es otra cosa. Fracaso, no es que después de 8 años tu pareja no funcione, en 8 años pasan muchas cosas y ustedes han sorteado todo tipo de problemas: falta de trabajo, problemas de salud, problemas familiares, y siempre han estado ahí, juntos. Esto es otra cosa, amiga, se acabó el amor, y hay que mover para otro lado, es tiempo de cambios, de nuevos aires, de pensar en una nueva etapa de tu vida, y que queres para vos para los próximos años.

Mi amiga no fracasó, después de 8 años de pareja.

Su pareja fue maravillosa durante 8 años, pero ellos crecieron por lugares diferentes, tienen otras necesidades, otros tiempos. Quieren otras cosas, y no dejan de quererse, pero no es tan mas enamorados el uno del otro. Eso pasa.

El día que mi amiga y yo nos despedimos   y tomamos el último café, me agarro la mano y me dijo: Gracias amiga, me voy liviana, vine con una pesada carga de tener que contar a mi familia, que me iba a separar y pensando en que ellos me iban a compadecer y a pensar pobrecita mi hija, está sola de nuevo  y me di cuenta que es cierto, que 8 años de pareja es un logro enorme, y que termine no significa que uno haya fracasado, de hecho no me siento fracasada en absoluto, siento que tengo fuerzas para ir por mas…

Me quede contenta con sus palabras y su mejor opinión acerca  de si misma…

Me fui pensando en lo exigidos que estamos a diario en convertirnos en personas exitosas, en  que todo nos salga bien, y brillemos  todo el tiempo, cuando esto es imposible.

Los demás, lo social, y nosotros mismos, todo se junta para ponernos presión y sumarnos stress.

Y no es así.

Somos los mejor que podemos ser, con nuestras miserias y nuestras virtudes  y lo importante  es que  intentamos por todos los medios seguir adelante.

Les dejo un beso

Carla

(Igual me pareció importante revisar la definición de la Real Academia Española de Fracaso

fracaso.

(De fracasar).

1. m. Malogro, resultado adverso de una empresa o negocio.

2. m. Suceso lastimoso, inopinado y funesto.

3. m. Caída o ruina de algo con estrépito y rompimiento.

4. m. Med. Disfunción brusca de un órgano.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados)

Aprender de nuevo a los 40

hola, hola! Esta semana fue tremenda: Benja enfermo, Juan operándose de un quiste, y sin ayuda doméstica (pero como ya me queje mucho de este tema, no volveré a hacerlo).así que como imaginarán, me la pase haciendo malabares: correr para: llevar a los niños, la casa, tomar el tren para ir al trabajo, volver, cocinar, darme un baño y meterme en la cama.

Hoy,  para contrarrestar un poco, estoy trabajando desde casa, sola (sola, sin nadie alrededor), mientras llueve en la ciudad… Me tomo 5 minutos, me tomo un té, (decía un viejo comercial de infusiones).

Me puse a pensar en esto de tener la posibilidad de aprender algo nuevo, de hacer algo distinto a lo que uno esta acostumbrado a hacer, y lo raro que me parece que esto ocurra a mi edad… Afortunada? mmmh ya lo creo!

Mi trabajos cual consiste en analizar información on line sobre visitas y comportamientos de 3 señales de cable en internet. Mundo nuevo si lo hay, donde todo el tiempo pasan cosas nuevas y hay que estar constantemente re aprendiendo cosas, pero como nadie tiene la última palabra, vamos probando; entonces trabajo con analytics, y planillas de comportamiento, cuadros, power points y planillas de excel, y me paso el día con ellos, tratando de descularlos… cosa que no me es tan fácil….

Cuando me ofrecieron este trabajo sentí que era una oportunidad. Veremos que me demuestra el tiempo, pero si se que mas alla de como resulten las cosas, realmente estoy aprendiendo cosas nuevas, y cosas que no mucha gente sabe, ni tiene la oportunidad de aprender.

Esta bueno empezar algo nuevo a los 40 (casi 43), como toda gran historia en mi vida vuelvo a reemplazar a una chica embarazada  (me ha ocurrido antes en uno de mis trabajos mas importantes, y será alguna cosa con la maternidad????), pero esta vez, soy claramente una de las mas grandes, y esto sí es la primera vez que me pasa… pero no lo vivo mal, escucho y opino si cabe la oportunidad…

De alguna manera siento que tengo ovarios, me lo permito….y lo disfruto también; porque la vida siempre nos esta queriendo enseñar algo, así que trato de no ensañarme y me dejo llevar, hasta donde llegue. No lo vivo con mucha ambición y a veces fantaseo con la posibilidad de quedarme trabajando un tiempo… aquí.

Ya veremos que nos depara el destino!

Buen fin de semana!

Carla

El Exito y el Fracaso según Marcelo Bielsa

Marcelo Bielsa fue Director Tecnico de la selección Argentina aproximadamente 6 años (1998/2004, lo chequee en Wiki, pero puedo estar haciendo agua…).

Tuvo la desgracia no ser entendido por la mitad mas uno de todos los argentinos; sin darnos cuenta que teníamos a un grade y lo dejamos partir.

Pero no es de Futbol, de lo que habla en este discurso que quiero compartir con ustedes, sino de algo importante en la vida como el éxito y el fracaso, temas que hoy tienen una vara muy especial para medirse….El tiene una visión muy certera de lo que significa cada una de estas palabras y las quiero compartir con ustedes….( este texto fue levantado de una nota publicada en el portal Terra y lo publicó : Ezequiel Fernández Moores)

Aquí va parte de ese texto, un valioso documento:

“Los momentos de mi vida en los que yo he crecido -inició Bielsa su exposición- tienen que ver con los fracasos; los momentos de mi vida en los que yo he empeorado tienen que ver con el éxito. El éxito es deformante, relaja, engaña, nos vuelve peores, nos ayuda a enamorarnos excesivamente de nosotros mismos. El fracaso es todo lo contrario, es formativo, nos vuelve sólidos, nos acerca a las convicciones, nos vuelve coherentes. Si bien competimos para ganar y trabajo de lo que trabajo porque quiero ganar cuanto compito, si no distinguiera qué es lo realmente secundario, me estaría equivocando”.

“Estoy absolutamente convencido de que la fama y el dinero son valores intrascendentes. Pasa que claro, nos lo describen con un peso tan significativo que parecería imposible resistirse a valorarlos. Creo que el espíritu amateur, el amor hacia la tarea, es lo único que vuelve satisfactorio el tránsito por el trabajo; cuando observo de qué manera son descriptos hacia el público las celebridades, los ídolos, lamento muchísimo que se jerarquicen esos tipos de cosas, que se los describan millonarios, que se los describan famosos, que se los describan extraídos de la realidad social, fuera del contacto con la gente común”.

“Sé que la alegría de un triunfo en un partido dura cinco minutos, termina el partido y hay una sensación de efervescencia, una sensación de la adrenalina al tope que genera excitación y felicidad. Pero son apenas cinco minutos y después hay un vacío enorme y grandísimo. Y una soledad indescriptible”.

“Quiero insistir con que mucho mejor es ser prestigioso que popular, que mucho más importante es el recorrido con el que uno llega a un lugar que el éxito o no que se obtenga en la búsqueda, que los hechos son mucho más significativos que las palabras, que demostrar es mucho más importante que hablar, que hay que permitir que ingrese la información que riega nuestra parte noble y evitar que ingrese la información que estimula nuestros bajos instintos”.

“Nunca me dejé tentar por los elogios. Los elogios en el fútbol son de una hipocresía absoluta. Entonces, en el fracaso sufro mucho la injusticia del trato, no logré nunca dominar eso. Pero sí logré no creerme la duración del éxito. Como no se revisa por qué ganaste, da lo mismo: te adulan por haber ganado, no porque mereciste ganar, entonces tuve claro siempre que esa franela -porque ese es el término- es impostora”.

Y la última: “No permitan que el fracaso les deteriore la autoestima. Cuando ganás, el mensaje de admiración es tan confuso, te estimula tanto el amor hacia uno mismo y eso deforma tanto… Y cuando perdés sucede todo lo contrario, hay una tendencia morbosa a desprestigiarte, a ofenderte, sólo porque perdiste. En cualquier tarea se puede ganar o perder, lo importante es la nobleza de los recursos utilizados, eso sí es lo importante; lo importante es el tránsito, la dignidad con que recorrí el camino en la búsqueda del objetivo. Lo otro es cuento para vendernos una realidad que no es tal”.

Sin palabras!

Carla