Tirones, cartas y una realidad que me apabulla

Aquí, estoy , en medio de un desvelo, son las 5 AM y mas alla del te de tilo o un cuarto de clonazepan, sigo sin dormirme.

Que me aqueja? uhhh varias cosas, no han sido fáciles las últimas dos semanas; mi papá lleva varios días con temas de salud: dolores de espalda, (que le dificultan caminar bien) problemas en el aparato digestivo (bazo e hígado agrandados, e inflamación intestinal), fiebre x la noche hace varios días, y una irritación en la vista, pero no es solo lo físico, sino como lo anímico empieza a jugarle una mala pasada y lo tiene en cama, pensando que esta muy viejo (y esta grande, pero no estaba así…), lo que significa que seguramente haya cosas que van a cambiar y que voy a tener que tomar bajo mi responsabilidad.

Con el tema de la efectivización de trabajo trajo apareados un montón de inconvenientes de seguro medico que no tenia y no se iban a solucionar en 6 meses y por suerte ayer, me dijeron que la situación debía estar cerrada a mi favor a fin de mes. ( pero hasta que no lo vea,  no me voy a quedar tranquila)

Mi jefe esta viniendo aquí a Buenos Aires de visita y si bien, sé que esta bueno, y puede ser una oportunidad, eso me tiene un poco nerviosa…es la primera vez que lo voy a ver personalmente…y después de 8 meses de trabajar es un poco raro, no le “saco la ficha”*, aún)

Mi pequeño Benja cumplió 3 añitos la semana pasada, mandamos torta a la colonia de vacaciones, fuimos a jugar a la tarde  a la plaza, y por supuesto el Combo incluyo la cena en Mc Donalds ;). Pensábamos festejarle su primer cumple, oficial con amigos el sábado anterior, con un inflable y todo, pero tuvimos que suspender por la lluvia, por suerte nunca le dijimos nada, y funcionó bastante bien, porque no lo sufrió, pero yo me quede triste, me hacia mucha ilusión festejarle su primer cumple…Esperemos tener mas suerte este fin de semana….

La verdad es que para comenzar el año, demasiadas cosas, yo hubiera querido tomar un poco de sol, mirar un poco de árboles, caminar un poco, mirar el rio y mirarme un poco el ombligo y que sea una época mas tranquila para todo, pero se ve que no es así y que lo que me toca vivir es otra cosa.

Ya se que siempre vivimos repartidos entre una cosa y otra, que si no son los chicos, es el trabajo, o el sueldo, o… pero extraño tener un momento de tranquilidad y de conexión conmigo, donde podía sentarme   y simplemente descansar.

No se si esa época volverá o si es la etapa de la vida en la que una va  para todos lados, porque siempre hay hay una razón para salir corriendo (y no necesariamente de espanto!)

Así que vuelvo a lo primario, a lo principal y mas importante que es conectar conmigo, mirar todas las cartas y pensar que puedo hacer ahora,  con cada una.

Y lamentablemente  en este juego, yo no doy las cartas y hay cartas que no puedo cambiar!

bs, me voy a meter en la cama un rato mas!

Carla, entre cartas, fichas y un croupier que no me hace fácil las cosas

cartas poker

cartas poker

 

*sacar la ficha, es saber claramente como es y como funciona el otro.

Anuncios

Días de hijo único

Ayer, último día de las vacaciones de Octubre (nueva semana de vacaciones que tienen los chicos en el colegio primario, para no llegar tan agotados a fin de año), arreglé con Balta, que me quedaba con él en casa todo el día y que a la tarde  podía invitar 5 amigos a jugar. Imaginen la excitación: 6 chicos todos juntos, corriendo, jugando, y compartiendo toda la tarde! Suelo darle este gusto algunas veces al año, sobre todo en vacaciones cuando mas extraña a sus amigos, y aprovecho el viernes, día que estoy temprano en casa, para organizarles la tarde. De hecho uno de sus mas amigos, se quedaba a dormir, por primera vez, así que “agrandamos el Combo”. (Confieso que con estas cosas, me siento una súper mama).

Así que después de una pequeña pelea por meterse en una conversación por Skype con mi trabajo, hicimos un montón de cosas: fuimos al súper, al banco, y hasta me acompaño a mi sesión de kinesiología. Almorzamos juntos, buscamos a Benja y por suerte se hizo rápido la hora de que vengan sus amigos

Todo salió muy bien, el pobre Benja, estaba de lo mas intimidado, viendo a los chicos correr por todo el jardín, jugar y comer sin parar. No salió, y se quedo cerquita mío jugando solo. Me dijo que el también quería invitar a sus amigos.  Al otro día y para equilibrar un poco, que Balta se fue a pasar el día y a dormir a la casa del amiguito que vino, y nos quedamos solos con Benjamin.

Pura panzada de cariño: salimos a dar una vuelta con el triciclo, comimos juntos, leimos cuentos, dormimos la siesta en su cuna, mucho mimo, mucho cariño, Benja esta con una sonrisa feliz y ya me comprometió, a que lo acueste. Y por supuesto, no me negué.

Yo soy hija menor, y tengo solo una hermana mas grande, (ya me leyeron hablar de ella en varias oportunidades) cuando era chica, me encantaba hacer plan con alguno de mis papas, sola, no tenía que ser maravilloso, solo un rato conmigo. Los hermanos mayores, tienen una época de hijos únicos con sus papas algo que los menores desconocemos, empezamos a compartir desde que nacemos, y la verdad es que nunca me queje y esta bueno tener hermanos, ese momento de ser especial, es increíble: nos hace fuertes e importantes, y eso, nos acompaña toda la vida.

Es importante armar plan con los hijos juntos y separados, es bueno para uno, y también para ellos.

Bs, Carla

Compartimentada

Domingo a la mañana, tempranito, sentadita en la cocina, tratando de conectar conmigo.

Esto de vivir compartimentada es muy desgastante: los chicos, el trabajo, la casa, Juan, yo misma… no me ha resultado nada fácil estos días…. Debo reconocer que en el camino, me encontré pidiendo soporte, explicaba mi situación de stress, mi no quejarme, pero estar cansada, y con alegría digo que recibí de todo: soporte, cariño y compañía de Juan, cariño y cuentos de mis hijos, buenos consejos, oídos atentos, risas con mis amigas y que todo eso me ha hecho sostenerme mejor.

Cuando estaba preocupada por cosas de trabajo, que parecen ponerse de acuerdo en complicarme los viernes por la tarde/noche, y con ello el fin de semana, en una charla con Juan, me decía: “yo no entiendo mucho de puestos de trabajo; al fin y al cabo, todos son empleados, todos tienen un jefe distinto, todos tienen cuentas que rendir a alguien, y mañana a la mañana todos pueden desaparecer, y vos lo viste muchas veces, en varios trabajos. No te persigas” O como me decía una compañera de trabajo nueva, “vos no te olvides de lo que hiciste, de quién sos, y lo que hiciste con tu vida laboral hasta llegar acá. Hace 5 años que trabajas sola, y te fue bien, esto son 6 meses, no le des mas importancia de la que tiene.”

Sabias palabras. (aunque tenga que recordármelas otra persona)

Mis papas, no pudiendo con su genio, ni su edad, preguntándome, como estoy, y si necesito algo, queriendo ver mas alla de mis ojos, y saber que es lo que me tiene tan contracturada…

Mis amigas el miércoles, en la cena mensual, haciéndome reír, diciendo cosas divertidas y trayendo, un frasco de “píldoras”(confites en realidad), que se llaman dosis de amistad, para tomar las que prefiera, y en la despedida la frase fue: “vos vas a ser la chica inolvidable for ever.” O un almuerzo el viernes con una amiga relativamente nueva, de los últimos 5 años, (13 años mas chica que yo) diciendo, “no te preocupes tanto, las cosas se te van a acomodar y sabes que Carla?, no sabes lo que disfruto de nuestras charlas, y lo bien que me hace tenerte de ejemplo.” Yo que siento que hago lo que puedo, mas que ser ejemplo de alguien…

Benja, levantánsose termprano, hablando de cama a cama con Balta (mientras los escucho por el baby call), diciendo en tono de pelea: “Mía mama, no tuya”, y Balta que es mas grande, le dice, “no, es de los 2; ella siempre dice que es de los 2, y de papa tambien, un poco..”. Esos ratos de cuentos en la cama (la mia para que engañarnos), antes de irse a dormir, con beso abrazo y cariño incluido, que me hacen dormir envuelta en alegría y un poco de paz….

Y yo, yo misma, que salgo a correr, al sol, y a mirar el rio, a llenarme de un poco de eso y descargar un poco de todo lo que no me sirve… que voy en el tren, mirando por la ventana, soñando un poco, escribiendo recuerdos que me hacen bien.

Este año me decían que mi familia es un poco un barco, y con este cambio mío laboral de no estar en todo el día en casa, después de haber estado durante 5 años, era como ordenar de nuevo el barco y repartir obligaciones y necesidades. Que el proceso podía ser largo y los cambios de este tipo llevan tiempo.

Mi ansiedad que necesita tener todo ordenado ya, todo resuelto, saber todo, hacer todo, llegar a todos lados…. y yo que necesito salir al sol.

Hoy en buenos aires, por suerte, tenemos sol, mientras escribo, miro de reojo por la ventana, y veo el rayo asomando en el jardín…. Hace muchas años, cuando recién empezábamos a convivir con Juan, los domingos eran mi momento de soledad, me preparaba un rico desayuno, cafe con leche, jugo, tostadas, algo de fruta, me sentaba en el balcón dejaba que me inundara el sol y me ponía a escribir; y como hace años no me pasaba, hoy también domingo a la mañana estoy sola, con un desayuno rico, escribiendo, escuchando pajaritos, y pensando en cosas buenas para mi. Todos duermen, y es como robarle un momento a mi realidad cotidiana.

Salgo a sentarme al sol, antes que alguno se de cuenta, y me devuelva a la realidad.

Carla, asoleada 😉

<

El hábito de ir al cine

El cine siempre ha sido algo muy importante en mi vida.

Supongo que como a la mayoría, he atravesado toda clase de emociones a lo largo de la inmensa cantidad de películas que vi.

El cine me ha hecho feliz, me culturizado, me ha hecho aprender cosas de mí….

Siempre fue el mejor plan: cuando “me hacía la rata” (no iba al colegio, en la secundaria), cuando íbamos a ver ciclos de cine de culto con mis amigos (Hitchcock, De Palma, Scorsese, Tarantino, etc) o  cuando un chico me invitaba a salir, el combo cine+cena siempre era “lo mas”.

Por supuesto que hemos pasado  de ir 2 o 3 veces por semana al cine (ver 2 películas en un día) a no ir durante mas de un año cuando nació nuestro primer hijo, pero reconozco que hemos cambiado las películas de culto, por las infantiles, y después de unos años, hemos logrado mechar, unas con otras.

No era un tema menor que mis hijos disfrutaran del cine.

Balta fue cumplió los 2, después de pasar horas y horas viendo películas en casa, sobretodo Toy Story (1 y 2) fuimos al cine a ver “Horton”, hicimos el rito: compramos pochoclos (palomitas de maíz), M&M, y su cara se transformó, cuando la pantalla se encendió, y vio que “la tele era enorme”, me agarraba fuerte la mano, pero no podía quitar los ojos de encima y estaba feliz.  El sábado fue la primera vez de Benja, tardamos un poco mas, con él  porque no se engancha mucho con la tele, ni con las películas, solo con Cars….

Cuando llegamos al cine, volvimos a hacer todo el rito: pochoclos, M&M, corridas y demás, entramos a la sala, Benja miro la pantalla y dijo: “eso Mama, qué es?” “una tele grande muuuy grande”, en eso empezó “Madagascar 3”, y sus ojos se abrieron ante la explosión de color, me agarró la mano fuerte y no me soltó durante toda la película.

No se qué entendió, ni si entendió algo, se que estaba feliz con la experiencia; hablaba de leones, elefantes, y cebras. Abria los ojos y miraba a su hermano y a su papá. Cuando salimos me dijo: Gustó mama, otra vez?

Sonreí, porque se que esto me depara años de ratos con mis hijos sentada en la butaca, mirando pelis.

Carla, mama cinefila y feliz

Príncipes y Princesas

 

Tenemos el día del padre casi en puerta, y, como cada año, aún estoy corriendo con el tema regalos y demás (léase: elegir algo de cada uno de mis hijos y mío, tarjetas personalizadas por ellos y este año agregaremos golosinas), me puse a pensar en Juan y en algo que leí hace un tiempo que me llamo la atención: la nota decía que “el príncipe azul destiñe” y hablaba acerca de cómo nos habían jodido de pequeñas con tanta película de Disney y sus princesas; por un lado, por llamarnos princesas, y porque en algún momento nos creímos algo así, (poniéndonos en un mundo irreal) y desde  ahí,  nos vinculamos con el mundo.

Y claro desde ahí, del lugar de la princesita buscando un príncipe azul, una pretendía encontrarse con alguien….Una vez mi analista me dijo “¿qué tendría que tener un hombre para que te enamores de él?” y yo dije: “que sea inteligente, trabajador, buena persona, ambicioso, y bla, bla, bla…” ella, que es muy inteligente, no solo me dejo seguir, sino que me aconsejo, que lo escribiera e hiciera una lista, así la tenía a mano para revisarla cuando conociera a alguien…

El comentario hoy puede leerse gracioso, recuerdo que una vez se lo comenté a Juan, como anécdota adolecente,  y se re enojo conmigo diciendo: vos estás conmigo, porque yo cumplo los requisitos de una lista? Yo le sonreí y dije, nada que ver, yo no tenia una  lista cuando te conocí…yo me enamoré, sin lista. Con los años y a fuerza de ver millones de películas de chicas lo entendió: Las mujeres tenemos infinidad de listas de todo tipo. (pero eso es para otro post)

Así entendí que el príncipe azul destiñe, y que en realidad no es un príncipe los que necesitamos…

Hoy leí algo similar en el editorial de la revista Bazaar en Argentina, diciendo que por suerte los hombres no son como los príncipes de los cuentos: son hombres de verdad,  que sienten, se emocionan y no necesitan  escudos para salir a pelear contra dragones. No son superhéroes que viven colgándose de telarañas  y se esconden en una baticueva  (bueno, algunos si, a ellos también les contaron muchos cuentos cuando eran chicos y así están …)

Estos días, reconozco que Juan me tiene de lo más sorprendida: fue a buscar a Benja al jardín y se quedó  con él toda la tarde, porque está enfermo, y hoy lo llevó al pediatra, porque yo no podía salir del trabajo, ya sabemos que es el padre,  le corresponde y es su obligación, y también que nadie haría un aparte porque yo lo haga, pero  me hace sentir bien…siento que es un padre presente y que me alivia la carga.

Y eso,  de “padre presente” cuando hice la lista, ni siquiera lo imaginaba.  Feliz día del padre!

Carla

 

(esta foto es de una relación padre e hijo que me encanta en la película “love actually”)


Maricon

El viernes a la noche Juan me confirma del cumpleaños de Marcelo y yo pongo cara, la verdad es que se juntaban mis amigas y prefería verlas, y Juan, me contestó: si no recuerdo mal, tus amigas vinieron hace 10 días, por una cena a la que faltes no pasa nada….no me quedó otra, que asistir….

Marcelo no me cae bien, nunca me gusto mucho y siempre me pareció raro que él y Juan fueran amigos. Por suerte vinieron Mariano (que extrañamente, por lo poco que tienen en común, son hermanos) y María, que nos alivianaban la carga. Llegamos temprano, los chicos se pusieron a jugar, y la cena empezó muy alegremente, hasta que empezamos a hablar de unos amigos que tenemos en común con Mariano que viven en España, económicamente están muy bien, y son pareja gay, hace 6 años. Y en eso escucho que el hijo de Marcelo le dice a Balta, que es un maricón, y yo me quedo sorprendida, y digo: el sabe lo que significa” maricón”? y dicen, “no, es muy chico para entender que es  un hombre al que le gustaría ser mujer”; acto seguido Juan y yo saltamos, diciendo que ser gay es otra cosa, y la palabra maricón es una forma despectiva de llamar a una persona gay.      Marcelo, escucha lo que todos vamos comentando al respecto muy callado mirándonos y de repente suelta: a mi no me gusta trabajar con ellos, no son normales, en mi oficina hay un montón y nadie los aguanta.

Se hizo silencio, y Maria dijo a que te referís con “normales“? y el repitió la triste frase de su mujer…a partir de ahí Maria, Mariano, Juan y yo estábamos de un lado defendiendo la posibilidad de cada uno de expresarse y  hacer literalmente de su culo un pito, y no juzgar por su preferencia sexual. Hablar de la “normalidad” en términos de natural y no de sexualidad.

El clima se puso tenso, y nadie daba el brazo a torcer, lo empezaron a comparar con las diferencias de razas o religiones y ya el tema se puso tremendo…. entonces se  nos ocurrió mirar la hora y decir que era lo suficiente tarde como para irnos.

Volvimos todo el camino hablando de la charla y lo extraño que nos resultaba que opinaran así…. le dije a Juan, no se si tenemos próxima vez en esta casa…. Juan no contestó, pero se que es muy duro para él que su amigo se comporte de esta manera. Porque estos comentarios ponen en evidencia muchas otras cosas: discriminación, racismo, xenofobia, etc . que hacen que se aleje….

Uno no pretende que todos pensemos igual, pero hoy tenemos acceso a información y a desmistificar muchas creencias….hay cosas que yo no puedo tolerar, porque mas alla de no estar de acuerdo, no son valores con los que yo  me manejo, ni me interesa que mis hijos tengan cerca.

Carla.  En contra del racismo, la xenofobia, y la discriminación

 

 

 

 

Como el feminismo nos cago la vida.

nosotras podemos!!Bueno, tal vez sea un poco categórica y me tilden de machista, no es así.

Ya se que el feminismo trajo un montón  de beneficios: igualdad de derechos en algunos casos, posibilidad de voz y voto en otros, posibilidad de disfrutar del sexo y las ventajas de la anticoncepción, etc, etc pero yo hablo de algo mas terrenal, de la vida diaria, en ese sentido creo que el feminismo nos cagó la vida (disculpen la mala palabra, es la que mejor describe la sensación)

Ahora somos independientes y todo lo podemos hacer: podemos tener hijos con un donante de esperma, tener un departamento propio, un auto, un alto cargo en una compañía, nuestro propio negocio, viajamos solas y somos maravillosas. No necesitamos nada de nadie, somos superchica o la mujer maravilla, la sociedad, la publicidad, (y nosotras mismas), nos dice todo el tiempo que podemos, y nosotras seguimos adelante, y vamos por mas.

Saben que? basta para mí.

Yo necesito de los demás. Necesito Pedir y recibir ayuda.

Necesito un hombre (porque me gustan los hombres, sino eligiría una mujer) que me acompañe en la vida, con quién compartir lo que me pasa, con quién pensar el “por venir”; no quiero poderlo todo, es muy desgastante, es triste estar sola todo el tiempo y tomar decisiones: desde qué comer, hasta qué nos queda mejor para salir… quiero pensar que alguna vez me podré tomar un año sabático y que alguien se pueda ocupar de mi, mientras yo hago todo eso que dejo para mas adelante…

Quiero que alguien pueda ocuparse de mis hijos, que les lea cuentos, que los lleve al cole,  y a fútbol, que vaya a las reuniones de padres o compre el mapa que necesitan para mañana, no quiero correr sola.

Quiero que alguien se emocione conmigo, porque a Balta se le cayo su primer diente, y lo busque en el piso porque no lo encuentra y el ratón Perez no va a venir….

Quiero amigas para reirme y contar lo que nos pasa, para compartir historias y reinos de estupideces. Quiero a mis padres porque disfruto de ser hija y no estar sola, y compartir con ellos lo que nos pasa…

No me digan que ser una gran profesional y tener una gran carrera es el camino a la felicidad, porque no es cierto. Estar arriba es estar muy solo, es pensar con quién almorzar, a quién copiar en un mail, o con quien te conviene ser amigo….el poder es solitario. Y para que sirve?

Y en definitiva, que es poder? Poder que? Poder comprar, poder tener mas cosas?

Poder viajar en primera clase? Para encontrares con quién? quien te espera? quién deja mensajes en la contestador de tu casa…? (no de tu celular, de tu casa)

Si bien no creo que las mujeres queramos estar en casa todos el día cocinando, lavando y planchando (tampoco como Betty Drapper de Mad Men), me parece que tampoco queremos esto que ocurre hoy: trabajar 20 horas por día, llegar extenuadas, ver pasar los días, y no saber que pasa con nuestra gente.

Y creo también que creernos esto nos ha hecho mucho daño. En nuestro presente, en la vida que elegimos. Conozco infinidad de mujeres que no pueden elegir, que están solas añorando su mejor época, y que se arrepienten de haberle dedicado a la carrera, los mejores años de su vida y que dejarían todo, sin mirar atrás, por encontrar a alguien que se haga cargo de ellas y sus necesidades emocionales y  económicas. Y todas lo confiesan en conversaciones de amigas, o donde no hay un hombre que pueda escucharlas….

Entonces , vuelvo otra vez, con lo mismo, finalmente, tanto poder solas, no nos cago la vida?

bs

Carla