Cacerolazo 8N

Ayer en mi país hubo un cacerolazo en contra de las politicas de gobierno y la manera de gobernar de nuestra presidente Cristina Fernandez de Kirchner.  El cacerolazo es la manera que encontró la Argetnina de manifestarse en contra de los gobiernos, pacíficamente, solo expresando repudio, sin violencia y en paz.

El 46% que no la votamos, y seguramente también parte del 54% que si la votaron estabamos ahí, solo golpeando cacerolas, reclamando por justicia, seguridad, menos corrupción, mas oportunidades, empleo, menos pobreza y mejor educacion. Por un pais, mas digno, mas justo, un país del que sentirme orgullosa… Suena a utópico? Es probable, el mundo esta muy complicado hoy… pero estoy orgullosa de haber participado, de creer que algo puede hacerse todavía y que quiero un mejor lugar para mis hijos…

Así que anoche fuimos todos,  Juan, Balta, Benja y yo a  Olivos,  la puerta de la quinta presidencial, donde vive la presidente, con cacerolas, agua y papas fritas, para no sufrir de hambre y calor… había mucha gente, mucha por suerte, mis amigas fueron al obelisco y me mandaron esta foto, que posteo acá…  Mis hijos estaban un poco asustados… les explicamos que eran gente como nosotros, que podía ver todos los días en la calle, y que estaba reclamando por un país mejor, sin violencia, sin pegar, ni hacer daño a nadie, que es otra manera de decir, “yo no estoy de acuerdo”.

Este tipo de cosas, me hacen tener otra mirada, tal vez mas ingenua, con respecto a mi país, y me da alguna esperanza…

Ojalá la soberbia, de la presidente, no le opaque la mirada y le permita ver lo que realmente significa esta marcha: todos queremos democracia, pero no estamos de acuerdo con sus políticas de gobierno, le quedan 3 años en el poder, y tiene que cambiar.

(Nunca escribo sobre politica, pero esta vez, no lo podía dejar pasar…)

Carla

Anuncios

Harpeer’s Bazaar Argentina

Minientrada

Que Harpeer’s Bazaar vaya a publicar en Argentina es una gran noticia, que este proyecto este a cargo de Ana Torrejón, es maravilloso.
Admiro profundamente a Ana, la sigo desde que escribía en Claudia, y los 14 años que estuvo en Elle. Tuve la suerte de conocerla y es una persona súper cálida, inteligente y humilde. Es de esas personas de las que uno puede aprender. (al mejor estilo Diana Vreeland)
Welcome back  Ana,  te estábamos esperando!

Carla