Amigas en Crisis de 40 (y yo, en crisis con ellas)

El viernes pasado tuve un día complicado, yo estaba bastante sensible, el temporal que azoto la ciudad no me ayudó, y la gente tampoco…  mi mañana bajo la lluvia no fue muy feliz, me empapé, y la ciudad estaba atestada de autos.

El sábado era el cumple de Pilar, que festejaba en grande sus 40, o como ella los llama:” sus segundos 20″, para resumir hubo una seguidilla de mails sin sentido e innecesarios, sobre el regalo, el vestuario y demás idioteces…sentí que nuevamente había cosas que no se dicen entre mis amigas… hay un trasfondo raro… Decidí llamarla a Eugenia: mala elección, me tiro verbalmente, con todo lo que tenía a mano, dejando entrever, que yo nunca me hago cargo de nada, tal vez sea un poco así, pero la verdad es que ella se hizo la que no sabía nada de lo que estaba hablando, y  que las brujas no somos muy honestas…

La fiesta estuvo bárbara, Pilar es el Ave Fénix: un divorcio, un novio que falleció de Leucemia hace dos años y después de un año y medio de intenso trabajo consigo misma, ahí estaba: bailando felíz con su nueva pareja, sintiéndose plena en esta nueva puerta que se le abre en la vida. Me hace feliz verla feliz.

Anoche me junté con Caro, la “bruja” que me es mas par, la que es frontal, ácida y sin filtro, como yo;  la vida nos une en varios denominadores comunes, y creo que es la persona indicada para hablar de esto. La charla empezó a las 8 PM y terminó a las 2 AM. Imaginen todo lo que hablamos!: las chicas, la pareja, los hijos, los perros, los ex…Pero hoy voy a focalizar en su visión de las amigas: ella dice que la superficie esta jodida en algunas, pero en el fondo, en la esencia, somos todas buenas, pero 20 años después tenemos mas exacerbadas algunas cosas: la tolerancia, la frustración, la acidez, la personalidad de cada una….y recordó momentos en los que habíamos estado todas al pié del cañon: el accidente de Marina, la internación de Pía, la operación del perro de Caro, la muerte del novio de Pilar… todas situaciones tristes decíamos…. entonces qué: somos mas amigas en las miserias, en el dolor, en la enfermedad? Eso nos pone a todas en la misma línea? y que pasa cuando hay algo para festejar? Como el cumple Pilar que  alquiló un hotel boutique, un catering, una barra de tragos . No nos ponemos tan contentas y empezamos a criticar? a mandar comentarios soeces y procaces por mail? “Nunca es dura la verdad, lo que no tiene es remedio…”

En síntesis aunque Caro no coincidía, por no querer pensar mal, al menos,  yo creo que en determinado momento de la vida, (y los 40 son una buena medida) las cosas empiezan a cambiar: los objetivos que no se cumplieron, empiezan a pesar y a ser muy evidente la diferencia entre las que somos felices con nuestra realidad y las que no. Las que vamos cumpliendo objetivos y vamos por mas, y las que están esperando el milagro que todo cambie por si solo…

Mientras escribo,  pienso que hace un tiempo empecé a darme cuenta de las diferencias y creo que  la brecha empieza a ser demasiado evidente para no verla, o hacerse la idiota….Es difícil crecer a destiempo y la cosa creo no pasa por los hijos, la pareja, o el trabajo, sino por estar contenta con la realidad de cada uno de nosotros tiene, y sentir que fuimos eligiendo nosotros y no que la vida nos encontró con esto, y “esto” que es la vida que tenemos, no nos gusta…

Tal vez yo tengo esta visión porque estoy mas contenta con mi realidad y en vez de quejarme siento que al menos trato de hacer algo… y no todos podemos hacer lo mismo…

xoxo

Carla

 

Rehabilitar imbeciles….

La semana pasada tuve cena con las chicas, y surgio una frase que escuchamos de Pilar Sordó, la conocen? es una escritora chilena, autora de Viva la diferencia una investigación sobre las relaciones de los hombres y las mujeres. (http://www.pilarsordo.cl/). Ella vino el mes pasado a dar unas conferencias en Argentina y paseo por varios canales haciendo entrevistas. La frase que mas nos llamó la atención a todas es: ” las mujeres tenemos necesidad uterina de rehabilitar un tarado”

Quién este libre de pecado que tire la primera piedra. Todas hemos querido rehabilitar a un tarado, todas tenemos un tarado un nuestro haber, alguien que no nos merecía, o que nosotras pensábamos que no se daba cuenta lo maravillosas que somos, y que seguramente nosotras lo podíamos cambiar…. La lista era larga y ninguna dejo de opinar…. (lo peor es la cantidad de imbéciles que algunas siguen teniendo hoy en su agenda cotidiana y no quieren/pueden soltar)

Yo perdí años de mi vida con Diego, siendo honesta, perdí años de mi vida con varios “Diegos” (tengo como 4 en mi haber: mi primer novio, el profe de teatro (https://apasionadablog.wordpress.com/2010/12/13/la-chica-inolvidable/), mi amigo del trabajo, que es este personaje en cuestión, y una historia internacional que les contaré otro día), este Diego que trabajaba conmigo, era muy divertido, inteligente (brillante), muy moderno, súper culto,  drogon, y muy psicópata.  Diego era uno de esos tipos por demás interesantes, ex fotógrafo, con quién empezamos hablando medio de casualidad, y terminamos mandándonos mas de 40 mail por día de charla, el nunca quiso que fuéramos novios, ni que tuviéramos una relación, tenía un pasado turbio y complicado (padre policía en plena época del proceso militar de Argentina) y su madre, tiraba tarot y demás yerbas.), nunca terminaba de llegar a él, y cada vez que me acercaba, él se empeñaba en hacerme sentir poca cosa, en ponerme en un lugar peor psicopateándome, en engañarme con otra chica y contarmelo, y su respuesta era: ,”solo sucedió, no pude evitarlo”, yo lloraba como una loca y me preguntaba porqué… Este imbécil duro casi 2 años en mi vida, hasta que yo misma, lo solté y lo intimé a soltarme, (incluye el regalo de un CD con el tema “Fly Away” de Lenny Kravitz, para ver si realmente le quedaba claro…)

Ahora, mas allá de mi historia personal, ¿Cuál es la necesidad real de tener que rehabilitar a alguien? Porque? Para que? Porqué creemos que realmente podemos cambiar a alguien? como si fuera nuestra función, nuestra tarea, nuestro trabajo. No sería mejor invertir esa energía en nosotras mismas y aceptar que el otro es simplemente un perfecto imbécil y no hay nada que cambiar?

xoxo

Carla

Complejo de Edipo


No es nuevo, que mi relación con mi padre es bastante edípica; ni tampoco que soy una eterna agradecida a su contención, su soporte y su generosidad.

Finalmente y como tema pendiente (ver: https://apasionadablog.wordpress.com/2011/08/13/miserias-personales/ y https://apasionadablog.wordpress.com/2011/08/20/tirada-de-huevos/) organice todo un operativo para caer en la casa de mi papá cuando estuviera solo: ubique a mis dos hijos, aproveche que mi madre no estaba y que a mi sobrina no le tocaba visitarlo, y fui. Estaba nerviosa, un poco angustiada, y tratando de ordenar las ideas en mi cabeza, mientras lloraba en el auto, y así aparecí, de sorpresa.

Lo mas importante fue que pude decirle todo lo que pensaba, lo que sentía: la bronca, la impotencia, lo que había hablado con mi analista, las palabras hirientes de mi mamá, con respecto a mi situación, mi vergüenza interna…. y lloré como hace años no hago, como nadie me ha visto jamás, lloré toda mi miseria, mi bronca, y mi vergüenza, como solo puedo llorar ante alguien que siempre va a ser incondicional…. Mi papá me abrazó mucho, me dio esa seguridad que yo sentía cuando era chica: que nada malo podía pasarme dentro de ese abrazo y que todo se iba a solucionar.

Me entendió, me apoyó, y me dijo que iba a pensar todo lo que le había dicho, que no me preocupara….

Volví mas tranquila, mas aliviada, él, me pidió perdón por no haber escuchado mi necesidad de hablar antes, y creer que estaba reclamando un poco de atención.

El martes que viene mi papá cumple 80. Esta muy bien, mas allá de los achaques propios de la edad, no se cuantos años mas me queden de él, sé que cada rato que lo tengo me siento afortunada.

un poco menos miserable

xoxo, Carla

 

Escena de celos

Pasaron tantas cosas que no sé por dónde empezar… Finalmente hablé con una psicopedagoga por Balta, y muy amorosamente me tranquilizó: me explicó que así como los chicos aprenden a caminar, a hablar, y a leer, aprenden a defenderse, que es un buen momento para afianzar personalidad y que no es tarde. Me dió algunas ideas, y me explicó que tenia que hablar muy concretamente, y para un chico de 5 años. Dedicarle tiempo, espacio y valorarle los esfuerzos. Integrarlo, darle responsabilidad. Que no es algo que se resuelve en el corto plazo, así que hay que ser consistente. Estuvo bueno para mí, y quedamos en profundizar un poco con Juan sobre el asunto.

De Juan quería hablarles hoy, me paso algo raro el sábado pasado;  en alguna de las charlas de varoncitos a las que gentilmente me involucran (aunque yo no me quedo todo el tiempo), quedamos que le festejábamos el cumple a: xxxx (se acuerdan que esta separado, sin trabajo, y buscando desesperadamente rearmarse), por una razon u otra quedamos los 4: Ignacio, Ricardo Juan, y yo. Hablamos de sus historias de romances hetero y gay (no se olviden que tenemos de todo!), y yo hago el estupido comentario de haber dejado dormido a Benja en mi cama.  Ellos 2 lo cargaron un poco, “ahhh  su cama, escuchaste Juan?, no Nuestra”, y yo me rei, pero lo deje pasar; se fueron a la 1.30 AM, Balta, me pregunta donde esta Benja, porque el también quería venir a mi cama, y Juan se enoja, y me grita (no es un comentario exagerado, fue así), “ves, ellos también dicen “tu” cama, no “su” cama, es “tu cama, tu baño, tu cuarto”. Nada es nuestro.

Me quede helada, era tarde, no quería discutir, solo dije que era un simple comentario y  que no cabía el planteo… Se ofendió, y se fué.

Ayer domingo estuvo como si nada… yo me hice la tarada, no tenía ganas de discutir, y me parece que no vale la pena.

Sospecho que esta celoso, de lo maravillosa que sus amigos, repiten que soy. Ricardo le dijo cuando empezamos a salir que el quería tener lo que Juan tiene conmigo: una pareja con proyecto, con contención, y compañía. Con respeto, con amor. Con una mujer que se ocupe de él y su familia  (comentario que Juan jamas me contó, y me enteré de esto mucho tiempo después de casualidad por Ricardo).

A ver, si le di motivos de celos? no, en lo mas mínimo, si tuviera que buscar a alguien para engañar a Juan, no sería uno de sus amigos.  Supongo que le debe haber rayado otra cosa y ya veremos si le saco que es.

Si me gusta sentirme maravillosa? sí, sin dudas, pero es algo que Ignacio y Ricardo siempre destacan de mí.    Vanidosa, yo? sí, acá, en mi blog,  no los voy a engañar, pero vanidosa no es histérica, no se confundan. Y yo conozco perfectamente la diferencia. Y saben que? no se me levantó el ego….

xoxo

Carla

 

 

 

Tirada de huevos

  Anoche fui a cenar con Juan, y hablamos sobre el tema que me tenía tan mal…. finalmente accedió a pagar todos los meses a mi padre como si fuera un crédito, aunque le dé bronca, y no termina de entender porque siempre es el quién tiene que pagar…(en realidad no es solo él, somos los dos, pero bueno, hablando de dinero Juan siempre es personalista)

Me costó empezar a hablar, me tomé medio Xanax antes de salir, y cuando empecé  a encarar la charla se me secaba la garganta; fui directo al punto, no dí vueltas, como siempre nos salvo el humor, no minimizando  la situación o las palabras,  sino tratando de desdramatizar las cosas. Aproveché para hablar del auto nuevo que se quiere comprar, de los viajes que quiere hacer, de “su vivir en Suiza” y la verdad no me guardé nada…. ni siquiera el pedido de que retire a Balta una vez por semana del jardín, para que yo pueda hacer algo para mi…

Haciendo cuentas, no me fue mal, accedió a pagar la deuda conmigo, no se va a comprar el auto con este dinero, y no se enojó, ni me grito. (No pude conseguir que fuera a buscar a Balta al cole una vez por semana, pero bueno, las batallas son así, algo siempre se pierde…)

Finalmente, no fue terrible, pero sí necesario.  Poner las cosas en claro de vez en cuando; un parate, una tirada de huevos, dicho mal y pronto, sirve para sentir que la pareja vive, que pasan cosas y nos retroalimentamos. Que podemos no estar de acuerdo, pero seguimos estando. Y el objetivo principal sigue siendo el mismo.

Solo me queda mi papá, pero es mucho mas duro de cortar…..

xoxo

Carla

Miserias personales

Disculpen la ausencia, estoy triste y no tenia muchas ganas de escribir.

El miércoles pasado llamé a la que fue mi analista terapéutica durante mas de 10 años, necesitaba claridad, y por suerte ayer pude encontrarme con ella.

En los últimos posts venia contándoles una charla pendiente con Juan sobre el dinero y lo mucho que me cuesta hablar con él, (y con mi padre) del asunto;  en breve resumen, mi padre nos prestó un dinero hace un año para terminar la casa, si bien nunca nos puso plazos, ni reclamó nada, yo se que la esta esperando de vuelta, y me parece que es lo correcto. Juan no lo cree así; no quiere ayudarme a devolverlo y a mi duele.

Estoy en el medio de los dos hombres mas importantes en mi vida. No puedo elegir, no puedo decidir. Y estoy triste.

Sé conscientemente que tengo que devolver ese dinero, porque no es mío (aunque algún día vaya a serlo); me dá vergüenza la actitud de Juan, que piensa y habla a viva voz de irnos de viaje, cambiar el auto, o comprar cosas para la casa, pero por otro lado también lo entiendo: el puso mucho dinero en nuestra casa, pero para quién lo escucha, parece vivir en Suiza…

Mi analista me sugirió hablar con los dos, por separado, y plantearles la misma situación: que desde su propio lado, los tienen algo de razón, pero que yo (y mis hijos) estamos en el medio, y no puedo elegir, ni me quiero separar tampoco.

Juan no procede bien, y en vez de cumplir 50, parece un adolescente con este comportamiento, pero no quiero separarme de él, por mas que su actitud no sea la correcta.  Mi papa es manejador, y siempre se valió del dinero, para marcar su territorio. No es malo, es muy generoso de hecho, pero en sus tiempos y a su manera.

Sábado a la tarde, Juan trabaja, Benja duerme, Balta esta jugando con amigo… yo me como la cabeza, tratando de ver como encarar la conversación porque por mas miedo que me produzca, no puedo verlo construir castillos en el aire. No es justo, para mí. Y me hace daño que no se dé cuenta de que me deja tan mal parada, que  no me cuide…

Todos tenemos nuestras miserias…

xoxo

Carla

Charla con Amigas Sin Filtro

No se por donde empezar hoy… tengo reunión de brujas, reunión de varoncitos, ex compañeros de colegio…. mucho,  no?

Vamos por partes diría Jack, hoy vamos por las chicas!;  la reunión de brujas fue divertidisima! estuvimos hasta las 4 AM, sacando varias conclusiones: por decisión unánime,  Marina es una histérica. ( y para bien o mal, mi madre tenia razón en su actitud. Todo un aprendizaje para mí, a leer entre líneas, y estar mas alerta, porque las mujeres somos tanto mas complicadas?????). Tiene 3 señores (lease hombre de +de 25 años en edad de merecer) dando vueltas: separado, casado y hueso y no concreta con ninguno. Me explican para qué? Si en realidad, ninguno le interesa, hay que barajar y dar de nuevo. Pía, no sale de su círculo vicioso en donde todo esta mal: no le gusta su trabajo, su “hueso” (señor con quien se encuentra sin compromisos, al menos no de parte del señor) y circula por la vida con cara de “yo me merezco otra cosa” señores, que otra cosa??? si uno no provoca algo mejor, las cosas solas no se producen…, y terminó la frase hablando de otro grupo de amigas,  ex compañeras de otro trabajo, que como dijo ella: “están todas acomodadas”, lease: buena carrera profesional, marido con buena posición económica, e hijos, ( sin escarbar demasiado, en la realidad de cada una, no?) . Triste, su comentario,  no? Ante mi gesto de “no entendiste nada de la vida, esto fue simplemente un  comentario envidioso.” en su cara Caro me dijo: “Sabes que sos un sorete, pero te quiero mucho?”incluye, beso y abrazo.

Cerramos con la misma Caro,  que cree que la hija adolescente de su marido se esta por ir a vivir a Córdoba, y si se cumple, tenemos fiesta en puerta, y, me olvidaba,  humildemente yo, que  llegué a la conclusión de que es mejor no tomar desciones, pre ciclo menstrual; todo podría ser un desastre si lo hago.

(Sabían, los hombres, que las mujeres tenemos un nivel de sensibilidad “extrema” en esos días?, y sobre todo, aprendizaje para mí, menos mal que aprendí a cerrar mi boca antes de mandarme a hablar, porque hubiera provocado una pelea con Juan, sin sentido…(lo del dinero vengo sin hablarlo, pero un par de comentarios suyos, me dejaron un poco mas tranquila…!)

Otro comentario feliz es cuidar al hombre que una tiene al lado, porque una se queja, pero finalmente es un sol.

Detalle para aclarar en favor de quién escribe: todo esto que escribí hoy, aquí, lo saben,  lo he dicho, con mejores o peores palabras, pero nadie puede decir que no lo sabe por mí. La honestidad es altamente apreciada cuando es un bien escaso. Aunque a veces prefieran no escucharte…(si es en defensa de mi parte sorete? tal vez sí…)

La semana proxima les cuento el resto

xoxo

Carla