Días de hijo único

Ayer, último día de las vacaciones de Octubre (nueva semana de vacaciones que tienen los chicos en el colegio primario, para no llegar tan agotados a fin de año), arreglé con Balta, que me quedaba con él en casa todo el día y que a la tarde  podía invitar 5 amigos a jugar. Imaginen la excitación: 6 chicos todos juntos, corriendo, jugando, y compartiendo toda la tarde! Suelo darle este gusto algunas veces al año, sobre todo en vacaciones cuando mas extraña a sus amigos, y aprovecho el viernes, día que estoy temprano en casa, para organizarles la tarde. De hecho uno de sus mas amigos, se quedaba a dormir, por primera vez, así que “agrandamos el Combo”. (Confieso que con estas cosas, me siento una súper mama).

Así que después de una pequeña pelea por meterse en una conversación por Skype con mi trabajo, hicimos un montón de cosas: fuimos al súper, al banco, y hasta me acompaño a mi sesión de kinesiología. Almorzamos juntos, buscamos a Benja y por suerte se hizo rápido la hora de que vengan sus amigos

Todo salió muy bien, el pobre Benja, estaba de lo mas intimidado, viendo a los chicos correr por todo el jardín, jugar y comer sin parar. No salió, y se quedo cerquita mío jugando solo. Me dijo que el también quería invitar a sus amigos.  Al otro día y para equilibrar un poco, que Balta se fue a pasar el día y a dormir a la casa del amiguito que vino, y nos quedamos solos con Benjamin.

Pura panzada de cariño: salimos a dar una vuelta con el triciclo, comimos juntos, leimos cuentos, dormimos la siesta en su cuna, mucho mimo, mucho cariño, Benja esta con una sonrisa feliz y ya me comprometió, a que lo acueste. Y por supuesto, no me negué.

Yo soy hija menor, y tengo solo una hermana mas grande, (ya me leyeron hablar de ella en varias oportunidades) cuando era chica, me encantaba hacer plan con alguno de mis papas, sola, no tenía que ser maravilloso, solo un rato conmigo. Los hermanos mayores, tienen una época de hijos únicos con sus papas algo que los menores desconocemos, empezamos a compartir desde que nacemos, y la verdad es que nunca me queje y esta bueno tener hermanos, ese momento de ser especial, es increíble: nos hace fuertes e importantes, y eso, nos acompaña toda la vida.

Es importante armar plan con los hijos juntos y separados, es bueno para uno, y también para ellos.

Bs, Carla

Compartimentada

Domingo a la mañana, tempranito, sentadita en la cocina, tratando de conectar conmigo.

Esto de vivir compartimentada es muy desgastante: los chicos, el trabajo, la casa, Juan, yo misma… no me ha resultado nada fácil estos días…. Debo reconocer que en el camino, me encontré pidiendo soporte, explicaba mi situación de stress, mi no quejarme, pero estar cansada, y con alegría digo que recibí de todo: soporte, cariño y compañía de Juan, cariño y cuentos de mis hijos, buenos consejos, oídos atentos, risas con mis amigas y que todo eso me ha hecho sostenerme mejor.

Cuando estaba preocupada por cosas de trabajo, que parecen ponerse de acuerdo en complicarme los viernes por la tarde/noche, y con ello el fin de semana, en una charla con Juan, me decía: “yo no entiendo mucho de puestos de trabajo; al fin y al cabo, todos son empleados, todos tienen un jefe distinto, todos tienen cuentas que rendir a alguien, y mañana a la mañana todos pueden desaparecer, y vos lo viste muchas veces, en varios trabajos. No te persigas” O como me decía una compañera de trabajo nueva, “vos no te olvides de lo que hiciste, de quién sos, y lo que hiciste con tu vida laboral hasta llegar acá. Hace 5 años que trabajas sola, y te fue bien, esto son 6 meses, no le des mas importancia de la que tiene.”

Sabias palabras. (aunque tenga que recordármelas otra persona)

Mis papas, no pudiendo con su genio, ni su edad, preguntándome, como estoy, y si necesito algo, queriendo ver mas alla de mis ojos, y saber que es lo que me tiene tan contracturada…

Mis amigas el miércoles, en la cena mensual, haciéndome reír, diciendo cosas divertidas y trayendo, un frasco de “píldoras”(confites en realidad), que se llaman dosis de amistad, para tomar las que prefiera, y en la despedida la frase fue: “vos vas a ser la chica inolvidable for ever.” O un almuerzo el viernes con una amiga relativamente nueva, de los últimos 5 años, (13 años mas chica que yo) diciendo, “no te preocupes tanto, las cosas se te van a acomodar y sabes que Carla?, no sabes lo que disfruto de nuestras charlas, y lo bien que me hace tenerte de ejemplo.” Yo que siento que hago lo que puedo, mas que ser ejemplo de alguien…

Benja, levantánsose termprano, hablando de cama a cama con Balta (mientras los escucho por el baby call), diciendo en tono de pelea: “Mía mama, no tuya”, y Balta que es mas grande, le dice, “no, es de los 2; ella siempre dice que es de los 2, y de papa tambien, un poco..”. Esos ratos de cuentos en la cama (la mia para que engañarnos), antes de irse a dormir, con beso abrazo y cariño incluido, que me hacen dormir envuelta en alegría y un poco de paz….

Y yo, yo misma, que salgo a correr, al sol, y a mirar el rio, a llenarme de un poco de eso y descargar un poco de todo lo que no me sirve… que voy en el tren, mirando por la ventana, soñando un poco, escribiendo recuerdos que me hacen bien.

Este año me decían que mi familia es un poco un barco, y con este cambio mío laboral de no estar en todo el día en casa, después de haber estado durante 5 años, era como ordenar de nuevo el barco y repartir obligaciones y necesidades. Que el proceso podía ser largo y los cambios de este tipo llevan tiempo.

Mi ansiedad que necesita tener todo ordenado ya, todo resuelto, saber todo, hacer todo, llegar a todos lados…. y yo que necesito salir al sol.

Hoy en buenos aires, por suerte, tenemos sol, mientras escribo, miro de reojo por la ventana, y veo el rayo asomando en el jardín…. Hace muchas años, cuando recién empezábamos a convivir con Juan, los domingos eran mi momento de soledad, me preparaba un rico desayuno, cafe con leche, jugo, tostadas, algo de fruta, me sentaba en el balcón dejaba que me inundara el sol y me ponía a escribir; y como hace años no me pasaba, hoy también domingo a la mañana estoy sola, con un desayuno rico, escribiendo, escuchando pajaritos, y pensando en cosas buenas para mi. Todos duermen, y es como robarle un momento a mi realidad cotidiana.

Salgo a sentarme al sol, antes que alguno se de cuenta, y me devuelva a la realidad.

Carla, asoleada 😉

<

Are mom enough? (Eres mamá lo suficente?)

La imagen de la portada del Times recorrió diarios, revistas, blogs, y demas. Ahi estaba la imagen de  Jamie Lynne Grumet  dándole el pecho a su hijo de 3 años… (es una madre de Estados Unidos que defiende la teoría del apego (“attachment parenting”)  va el link a su blog)

Un poco fuerte para mí. (y valga la aclaración para mí)

Amamantar a un niño es algo que no todas las mamas podemos hacer, por varias razones: porque no tenemos suficiente leche, porque el niño no se alimenta y tenemos que complementar, porque no sabemos hacerlo y no nos resulta ni simple ni natural, y porque no le encontramos placer, nos sentimos atadas y superadas por todo este mundo nuevo que incluye amamantar.

Ya todos sabemos de las ventajas de la leche materna, no estoy para hablar de ello; teniendo   2 hijos tuve 2 experiencias totalmente distintas: la primera fue dolorosa,  frustrante, agobiante por la cantidad de tiempo que mi hijo tomaba: 45 minutos de cada lado (y a la hora y media volvía a querer comer) recuerdo estar en el sanatorio con la puericultora y tratar de aprender a que el bebe se prendiera sin lastimarme y no poder parar de llorar; invertir en pezoneras, crema de caléndula, y cambiarlo de posiciones, para ver de que forma  me dolía menos….                                      O tratar de armar una rutina, donde le daba de comer, me abañaba me cambiaba e intentaba salir y el bebe tenía hambre de nuevo y lo único que hacia era darle de comer… Puerpera y en plena depresión postparto, era un momento en el que no disfrutaba de “ese encuentro” o de “Crear vinculo” como me decían… realmente fue un momento muy difícil para mí.  El neonatólogo, me recomendó cambiar de leche, y complementarle con leche de fórmula (o complemento), dijo que no se estaba alimentando bien y que era importante darle un poco de las dos. Por supuesto al poco tiempo, dejo la teta por la mamadera y de a poco, todos podíamos darle de comer: el papá, los abuelos, la señora que lo empezó a cuidar a partir de los 4 meses…

Y yo creé mi vinculo con él de muchas otras formas: haciéndole upa (cargándolo), contándole cuentos, durmiendo la siesta y apoyándolo en mi pecho, jugando con el  y pasando horas maravillosas conociéndonos….

Mi segunda experiencia fue muy distinta: yo estaba menos asustada y ya tenia otro hijo; (eso ayuda….), ya no tenía ningun miedo, y me permiti probar de otra manera, logramos casi 3 meses completos  de leche materna exclusiva, pero no mucho mas porque de nuevo, Benja empezó a quedarse con hambre y el médico recomendó complementar otra vez… y en ningún caso lo vivi ni con culpa, ni dolor…

Hay momentos diferentes como cantidad de madres en el mundo; dar el pecho mas o menos tiempo, no hace que una sea mas o menos madre. Madre se es todos los días, y con todo lo que cada niño nos trae.

La madre que se va de su casa todo el día a trabajar y no puede sacarse leche con un sacaleches, (cosa dolorosa si la hay) no es menos madre que la que se queda en casa, y solo se ocupa de sus hijos. Darle el pecho a un chico de 5 años, pues no se si es lo correcto, ni lo mejor, no se que le pasa a otros chicos de esa edad  pero se que mi hijo mayor andaba de lo mas erotizado cuando yo amamantaba al otro… y hubo que  explicarle otras cosas con respecto a su propio pito…

Nadie tiene derecho a decirnos que clase de madre somos, porque todas somos lo mejor que podemos ser: con mas o menos tiempo, mas o menos culpa, mas o menos dedicación…

No nacemos madres y creo que aprendemos día a día a partir que tenemos niños, sin manuales, ni cursos, ni guías practicas. Nadie puede decirnos si somos lo suficiente madres para nuestros propios hijos.

(Y a la larga la opinión que mas escucho es la del  pediatra de cabecera, que  es quién puede decirme si la salud de mis hijos esta bien)

Les dejo un link sobre esta nota, con el que estoy muy de acuerdo.

Buen lunes!

Carla, (suficiente madre para mis 2 hijos)

http://rferrari.wordpress.com/2012/05/14/are-you-mom-enough/

Ser diferente

Ser diferente.

Hay millones de maneras de ser diferente: sexo, política, religión, color, gustos, necesidades, elecciones etc.

A veces la vida nos sorprende con caminos, que debemos tomar sin poder decidir si queremos o no hacerlo.

Y es una elección y las elecciones conllevan una responsabilidad.

Hoy me voy a ocupar de las mías y lo que muchas veces me cuesta ser diferente a mis pares; (ya hemos hablado de eso en https://apasionadablog.wordpress.com/2011/10/17/amigas-en-crisis-de-40-y-yo-en-crisis-con-ellas/ ) el jueves pasado hubo reunión de amigas, nos juntamos en la casa nueva de Marina, y comimos muy rico, el tema central era los movimientos de casa ya que Caro, se mudó este fin de semana también, entonces vino el recuento de cuantas cosas podemos guardar y acumular a lo largo de los años, Caro y Marina, se la pasaban repitiendo la movida de canastos, cajas, ropa, y sobretodo papeles. Marina, incluía las cosas de sus hijas y Caro, las cosas de sus perros.

Junto con Marina, soy la única de mis amigas que tiene hijos (en este grupo somos 7), Caro tiene 2 perros, y no tiene niños. Por otro lado, Caro, Pilar y yo estamos en pareja, y las otras 4 no: Marina, Eugenia, Pía y Paz, no tienen un candidato a la vista hace mucho tiempo… Lo cual no es ni malo ni grave, simplemente es… Estábamos hablando del próximo encuentro el 29 y como es viernes sugirieron pasarlo al fin de semana, en la casa de Caro y yo dije que si era así, yo iba acompañada, ( y por acompañada entendemos en familia) a lo que Caro dijo: que no era lo mismo, porque iban a haber un montón de cosas de las que no íbamos a poder hablar (por la presencia de Juan y los chicos, ella acostumbra a sacar a su marido de las casa cuando nos encontramos ahí), no tengo problema que vos vengas en alegre montón otro día, más que bienvenidos, pero el objetivo de esta reunión es otro y yo dije mejor lo hacemos otro día y listo, todo quedó muy bien, pero la situación fue tensa.

La realidad es que para mí el fin de semana es complicado dejar a todos (y la verdad es que tampoco quiero, habiendo tantos días, justo el día que puedo estar con mi familia me voy a ir?)…sé que no lo dijo mal, y que tal vez tenga que ver, con preservar un espacio, pero yo también tengo que preservar los míos…

Es difícil ser diferente y estar en otro lugar, elegirlo y mantenerlo.

Es difícil que los otros no entiendan y tengamos que estar constantemente, marcando que tenemos un lugar distinto.

Es difícil, porque en algún lugar, no siempre queremos ser distintos, no siempre es fácil estar en la otra vereda, aunque nos sintamos orgullosos de ello.

Y esto es válido para mí, en la vida, para Balta mi hijo cuando no quiere sobresalir sobre sus amigos, para Azu mi sobrina, cuando desde sus 13 años se le hace difícil que la vean creciendo y no la dejen ser…y para mi amigo Manu y su pareja Juan, que deciden que cada uno es lo mejor que le paso al otro

Como decía antes, ser diferente nos iguala a muchos, pero no a todos.

Ser diferente es, en muchos aspectos un trabajo diario, donde defendemos una situación, una decisión, un lugar desde el cual nos paramos, nos hacemos fuertes y decidimos crecer.

Carla

Vaso vacío

No suelo ser mala onda, todo lo contrario, pero desde ayer tengo una infección en le oído (sumada a fiebre antibióticos y corticoides) y eso me tiene a mal traer. Todo me cae mal, todo me molesta. Balta no quería lavarse los dientes esta mañana (ni ninguna otra) y casi tenemos una batalla campal (él es caprichoso, sí, y yo tengo poca paciencia, también)

Ayer puse toda mi buena voluntad, me fui a caminar, pensé en las cosas buenas, me di un buen baño, y demás, pero no logro sacarme el mal humor, ni la sensación de sentirme sin nada… y no soy tonta, se que tengo un montón de cosas importantes: familia, amigos, cosas por las que estar contenta y agradecida.

Pero hoy no me parece así. Hoy siento todo complicado, difícil, siento que busco y busco trabajo y no encuentro nada, no sale nada, ni siquiera una entrevista, como para, al menos, sentir que circulo, que algo se mueve, que pasa algo…

Y tengo cosas para hacer: Balta cumpleaños mañana, y estoy con su fiesta, decidí que iba a empezar con los chequeos, para sacarmelos de encima, entonces me doy cuenta que mi cuerpo esta mal: el traumatólogo me dice que con la espalda como está (dura y contracturada) no voy a llegar muy lejos, que me ocupe de mi, dijo el médico, como si a mi no me parecería fantástico pasarme el día en un SPA, al menos una vez por semana,  pero tampoco estoy para eso), se suma la infección en el oído, (que me tuvo toda la noche sin dormir… encima cuando por fin puedo hacerlo a Juan se le ocurre encender la TV (A la 1. AM) y ponerse a mirar “Friends”, es necesario que prenda la tele si esta todo apagado????? Ahhhhh ellos nunca entienden nada….) también estuve descompuesta de la panza todo el fin de semana y siento que todo me cae mal.

Ya sé, ya sé, estoy somatizando todo, y no veo la mitad del vaso lleno, pero no puedo hacer otra cosa… realmente me siento mal…

En algún lugar siento que tener trabajo me dignifica, me hace crecer, me permite equilibrar un poco las dos vidas, y también sentir que no he abandonado a ninguna de las dos Carlas: la que se convirtió en madre y se hace cargo de la casa, y la que trabaja y disfruta de la profesión.

Y me pregunto, porqué si tengo: marido, hijos, familia y amigos, casa, que pasa que la profesión o el trabajo, me tienen así? Qué lugar le doy a este punto? y lo más importante, porqué?

Carla, (averiada)

vaso

Mirase al espejo

 

 

El fin de semana tuve que ir a cambiar un regalo y mientras buscaba porque lo iba a cambiar, vi que no había mejor entretenimiento para mis hijos que jugar mirándose al espejo. Hay algo mágico en los chicos cuando son realmente chicos y encuentran un espejo que  al descubrirse se les ilumina la cara, se ponen contentos porque se ven, y empiezan a hacer todo tipo de caras al respecto.

Creo que esto empieza a modificarse en la adolescencia, cuando el esquema corporal se distorsiona y empezamos a tener otra mirada con respecto a nosotros mismos. Que es lo que vemos?, lo que somos? lo que queremos ser? lo que el otro ve? lo que no nos gusta? En que momento la cabeza se da vuelta y empezamos a ver solo kilos y rollos? En que momento dejamos de disfrutar de mirarnos?

No es que a mi no me pase, no es que todos los días me miro en el espejo y me siento feliz y contenta, como la mayoría, pero escucho palabras crueles, y comentarios tremendos: “estoy re gorda” estoy llena de granos”, mirá tengo un pozo nuevo de celulitis, bla, bla, bla…

Es importante que el espejo nos permita ver que somos increíbles, no un rato, sino todos los días, que ese cuerpo con 2 o 3 kilos de mas, sirve  para llevarnos por la vida, para sostenernos y descubrir en esto que nos estamos transformando.   Mas o menos kilos, mas o menos arrugas, mas o menos granos. Es el proceso de este momento, no es para siempre, no quedarnos fijos en este lugar, la vida cambia todo el tiempo.

Y de vuelta miro a mis hijos jugar y descubrirse, mientras se matan de risa, ponen caras y hacen monerías. Y me animo yo también, a
mirarme con ellos, y poner caras y hacer las mismas monerías.

xoxo

Carla.

Vacaciones parte I

Guau!!! tuve unas vacaciones increíbles,  de verdad! la hemos pasado super bien, y nos divertimos mucho!

Como las historias son varias voy a dividirlo en 2 posts: 1 por Miami (Parte I) y otro por New York (parte II).

Debo confesar que con los años aprendí a que Miami, sea una ciudad que me gusta. En un principio la consideraba: plástica, vacía, chata y superflua. Y si bien ha cambiado un poco, no creo que haya cambiado tanto, creo que yo aprendí a apreciar su mejor parte.

Miami, es linda para pasear, tomar sol, ir a la playa, y hacer compras. Uno nunca sabe que se va a encontrar en las calles…

En general, se ha vuelto bizarra: la gente que recorre SoBe (South Beach, la parte mas divertida de Miami) es cada vez mas extraña: las mujeres están mas y mas operadas, lo cual resulta grotesco y desagradable, ninguna baja de los tacos de 15 cm (yo ya no puedo pararme en ellos, y honestamente no las envidio), la ropa en general es grasa, cutre, o cheezy, (como prefieran llamarla.), y creo que justo había una competencia físico culturista mixta (hombres y mujeres), pero tanto músculo no me permitía ver mas allá…

Vamos a algunos ejemplos:

La primera foto son los maniquíes, observen bien, están adaptados a las nuevas adquisiciones de las mujeres;  la segunda es un desfile de modelos que encontramos en la calle y por casualidad, la tercera soy yo y mis pies (jaja!) y la cuarta es una pareja hombre y mujer (valga la aclaración) a los que no me animé a fotografiar de frente, por respeto  ( y pudor!), que estaban vestidos los 2 iguales, rasurados ambos, y usaban el mismo maquillaje, mismo vestuario: vestido, zapatos de tacón, cartera, aros, y pulseras…. tal vez eran actores y o artistas, no lo sé….

Detalles para recordar: Balta se sentó sobre Santa e hizo su pedido en ingles, (los super héroes no tienen idioma) Balta y Benja jugando juntos en la playa, la sensación del mar en mis pies (lugar común, pero es una sensación que no la comparo con nada), una cena con ex compañeras de trabajo, y sobre todo con mi amiga Patricia en su casa. Benja subiendo y bajando las escaleras automáticas, Benja mirando las karpas (peces ) e imitando su boca abierta muertos de hambre. Balta gritando en las olas feliz, hasta que vino una y lo tapo! Detalles míos y de Juan: reconozco volverme loca en las farmacias americanas, y Juan ya no se queda atrás: entramos a las 3 cadenas mas importantes y compramos  de todo, a saber: cremas: rostro, ojos, base, cepillos de dientes, crema dental, crema para el cuerpo, y creen que todo es mío? no, señores, Juan compró exactamente lo mismo que yo, salvo el maquillaje! Y el Sushi. Mucho sushi: restaurantes, supermercados, sushi to go, todo lo que imaginen. Todo el sushi que encontramos lo hemos comido.

Preguntas de Baltazar a su papa: papi, porque todas las mujeres tienen tetas grandes? Papi, porque todos los hombres son musculosos en esta ciudad? Papi, esta gente no es como en  buenos aires,  son varones o nenas? no entiendo bien, y no escucho lo que dicen….

Tanta modernidad es bizarra.

(no me malinterpreten, no juzgo, solo comento)

Vuelvo con NY

xoxo

Carla