Aprender a defenderse

Ayer Balta volvió del colegio diciendo que le habían pegado. No puedo explicarles la sensación interna que tuve. Quería salir a buscar al chico que le pegó, a la maestra que no me avisó, y todo lo demás…

No es la primera vez que le pasa, en otras ocasiones ha vuelto del jardín, diciendo que tal o cual le pegó o  le dijo algo que no le gustó. La situación al principio no me preocupó, pero a medida que pasa el tiempo, me empieza a preocupar que no pueda defenderse…

La realidad es que Balta es un chico esencialmente bueno: no tiene maldad, es buen amigo,  generoso,  compañero, y muy, muy tierno. Tal vez sea un tema de maduración, pero no reacciona, se paraliza y no responde con agresión.

Al principio pensaba que se le iba a pasar con el tiempo, después cuando nació Benja, que literalmente le parte el control remoto por la cabeza, y Balta no le contestaba; Juan y yo tuvimos una charla puntual con él diciéndole que sí puede devolver, y que es importante que se defienda, que no deje que le peguen (ni siquiera su hermano). Y empezó a decir: “si el me pega yo le pego” (ya sé que no suena bien, pero es parte de que adquiera seguridad en sí mismo). Benja es distinto, no tiene inconveniente en agarrar lo que quiere y cuando no se lo das   grita, patalea o pega, sin problemas de expresión con su simple año y medio. Siempre digo que a cada uno le vino bien el hermano que tiene… que los va a ayudar a compensar.

Tengo pensado hablar con una psicopedagoga acerca del tema, no solo para ver de que manera se puede reforzar a Balta, en su autoestima, sino también, en sacar su agresividad. Y saber que tenemos que hacer nosotros, como padres, para acompañarlo.

Fui a hablar con la maestra hecha una tornado; y me explico que esta vez no había sido tan así: que el “golpe” fue accidental y que no fue una situación violenta: estaban jugando y se tropezaron, se cayó…

Hablé después con Balta, sola, y le dije que siempre lo iba a defender y le iba a creer, pero que tratara de no magnificar las cosas…él, me escuchó, y me repitió que no me había mentido y que lo sintió así.

¿Cómo se hace para darle mas seguridad  a un hijo? ¿Cómo se le transmite que en la vida tiene que aprender a defenderse, y que es necesario que lo haga? ¿Cuanto podemos dejar que esto continúe?

Aclaración: no estoy exagerando yo tampoco, no estoy diciendo que a mi hijo, lo tiraron al piso y le pegaron entre varios, con violencia, pero sí creo que lo que no solucionamos hoy, podemos lamentar mañana…

xoxo

Carla

 

Anuncios

Cumples y pelis que no son taaan tontas

Disculpen, vengo de una semana complicada, Balta cumplió 5  y el festejo me dejó agotada; la torta, la deco Ben 10, las ideas y vueltas, pero lo mas importante: Le encantó su cumpleaños, y eso, me hizo feliz a mí. (idishe mame al fin!), pero el festejo de cumple significa también “atender” las necesidades de Benja, que estuvo a upa mío todo el cumpleaños, que una nena se cayera y se abriera la cara, y que mi mamá se fuera ofendida porque “no tenía con quién hablar” (lease los pocos  padres que se quedaron,   hablaban entre ellos, como corresponde y no con ella; sin comentarios…).

Y claro, este finde no hicimos nada mas que seguir festejando y comiendo torta, y estamos al caer de la pascua, me vendría bien, respetar el concepto de Pascua judía y no comer harinas en 8 días… El sábado haciendo zapping, encontramos la peli “Marley y yo” (Marley & I), la vieron? esa del perro, la pareja, la familia, etc. No es muy feliz, y el golpe bajo del perro al final es grande, pero yo soy floja para estas cosas y es otra peli con la que termino moqueando (llorando)…reconozco igualmente que hay varias cosas con las que me identifico:

– ella y su plan de vida. (yo tenía un plan que dejo de serlo, cuando me decidí a vivir en vez de cumplir objetivos)

– ella cayendo rendida ante él y el perro (Juan tenía un ovejero cuando lo conocí, y reconozco que influyo altamente en nuestra relación: yo le llevaba huesos de regalo, y lo sacaba a pasear (yo soy  “la que nunca tuvo perro”), y el me adoraba (literal).

– ella no queriendo ser una madre que puede ver a su hijo solo una hora por día.

– ella disfrutando de 5 minutos a solas leyendo las columnas de él. (yo disfruto de mis 5 minutos de tranquilidad personal escribiendo este blog )

– ella diciéndole a él, que siguen siendo los mismas personas que eran cuando se conocieron: modernos, cosmopolitas, divertidos, inteligentes y lindos, (esto lo puse yo, pensando en nosotros) solo que  con mas años, hijos otras responsabilidades  y menos dinero….

Bastantes cosas para un peli tonta, no? Será que en el fondo no me resulta taaaan tonta…

bs, disfruten de esta semana que es maravillosamente corta.

Carla

(Vilma, cariño, no sabes lo que me gustaría repetir esa costumbre que teníamos de vernos en Semana Santa y pasearme contigo por Barcelona)

el costado materno

La verdad es que cuando una esta acostumbrada a tener ayuda y de repente no tenerla es un tema, pero también me permitió algo que es impagable como pasar tiempo con mi hijo chiquito, Benja.

Mi costado materno, como buena canceriana, es un gran tema, y me gratifica enormemente. Sé que los hijos no son para todas, pero sé también que en mi vida son un antes y un después. Mas allá de todas mis quejas, y demandas… Sé que soy mucho mas feliz desde que los tengo.

Benja cumple un año hoy, y  estos quince días fueron de romance: nos sentamos a tomar café con Muffins, tomamos  heladito de chocolate, nos tiramos en la cama a mirarnos las piernas, nos reímos, leímos cuentos, nos metimos a jugar en la pileta y el andaba con su salvavidas al mejor estilo perrito….Lo busco cada vez que se despierta de una siesta  y me devuelve una sonrisa inmensa… Sé que esta época no vuelve, y  que cada minuto es cualitativamente importante, por eso trato de disfrutarlo antes de que la vida me corra otra vez.  Feliz cumple Principito!!!

Carla,  idishe mame hoy….(y esto da para otro post…!)