La vida me despeina

La vida me despeina decía un comercial de Sedal.
Siento que me pasó un tornado por encima….
En 10 días, la salud de mi papa no solo se deterioro, sino que esta un lugar que me resultaba impensado, para el.

Mi papa tiene Leucemia, cortito y clarito. Duro, difícil, pero real.
Hasta donde se, tuvo este enfermedad dormida durante 10 años, y ahora se “despertó” y hasta haciendo estragos en él.
10 años con Leucemia? Sí, se llama LLC, Leucemia Linfocítica Crónica, y le regalo los 10 últimos años a mi papa: donde pude hacer un montón de cosas: compartir tiempo, fines de semana, bailar con él, charlas, tener hijos y que el jugara con ellos y los viera crecer…
En 10 días, la enfermedad lo esta carcomiendo: tiene linfomas varios y su único plan, y al menos tiene uno, es hacerse quimioterapia, para tener un poco mas tiempo, salir de su internación y volver a su casa.
Tiene un primer periodo de 3 meses, y después hay que ver….

Hace una semana que lloro a escondidas, y que me pregunto cosas, que hago esfuerzos, que corro, y que acompaño como puedo: le agarro la mano, le hablo para distraerlo, aunque no siempre me quiera escuchar, que estoy ahí, y acompaño a mi mama también, para sostenerlos en este pasaje.

Se que la vida fue generosa conmigo, que mi papa cumplió 81 en Septiembre, y se que no es la típica persona de 81 años: camina erguido y solo, hace pequeños trabajos, va al supermercado y tiene una cabeza mas lúcida que la mía.
Sé que la vida fue generosa con él, porque tuvo una vida y tuvo el plus de vivir 10 años “de regalo”, y no quiero un padre eterno, pero quiero que su tiempo de acomodarse, de poder volver a su casa, de despedirse como corresponde, de cerrar sus propios ciclos. Quiero que muera como vivió: decidiendo, controlando su destino, ordenando sus cosas.
La vida es así? La muerte no avisa y hace lo que quiere? No conocen a mi papa, mi papa todo lo controla, todo lo pacta con Dios, todo lo negocia, mi papa decidió toda su vida, y aunque este grande y no pierde las mañas…

No será un momento fácil de mi vida, y requerirá de toda la energía que seguramente tengo y hoy no se en donde esta… sé que será mi prioridad por un tiempo… sé que voy a tener que repartirme entre todo lo que me pasa para seguir adelante, porque tengo una familia, y una vida, pero hoy, mi prioridad es mi papa, y él me dio todo en la vida y es mi momento de devolverle, si es posible, un poco de “vida” mía para él.

Estoy triste, me duele mucho, me hace mucho daño esta situación, pero es lo que me toca vivir, y hay que ponerle el cuerpo. Nuevamente, la vida me despeina…

No voy a venir por acá en unos días… necesito focalizarme en otro lugar…
Les dejo un beso grande, toda la energía, los besos, los abrazo, los rezos son bienvenidos y agradecidos.
Carla

20130208-062810.jpg

Anuncios

Complejo de Edipo


No es nuevo, que mi relación con mi padre es bastante edípica; ni tampoco que soy una eterna agradecida a su contención, su soporte y su generosidad.

Finalmente y como tema pendiente (ver: https://apasionadablog.wordpress.com/2011/08/13/miserias-personales/ y https://apasionadablog.wordpress.com/2011/08/20/tirada-de-huevos/) organice todo un operativo para caer en la casa de mi papá cuando estuviera solo: ubique a mis dos hijos, aproveche que mi madre no estaba y que a mi sobrina no le tocaba visitarlo, y fui. Estaba nerviosa, un poco angustiada, y tratando de ordenar las ideas en mi cabeza, mientras lloraba en el auto, y así aparecí, de sorpresa.

Lo mas importante fue que pude decirle todo lo que pensaba, lo que sentía: la bronca, la impotencia, lo que había hablado con mi analista, las palabras hirientes de mi mamá, con respecto a mi situación, mi vergüenza interna…. y lloré como hace años no hago, como nadie me ha visto jamás, lloré toda mi miseria, mi bronca, y mi vergüenza, como solo puedo llorar ante alguien que siempre va a ser incondicional…. Mi papá me abrazó mucho, me dio esa seguridad que yo sentía cuando era chica: que nada malo podía pasarme dentro de ese abrazo y que todo se iba a solucionar.

Me entendió, me apoyó, y me dijo que iba a pensar todo lo que le había dicho, que no me preocupara….

Volví mas tranquila, mas aliviada, él, me pidió perdón por no haber escuchado mi necesidad de hablar antes, y creer que estaba reclamando un poco de atención.

El martes que viene mi papá cumple 80. Esta muy bien, mas allá de los achaques propios de la edad, no se cuantos años mas me queden de él, sé que cada rato que lo tengo me siento afortunada.

un poco menos miserable

xoxo, Carla