Un día sobre una rueda

Hoy era un dia genial, había organizado todo para estar sola en casa todo el dia.

Salí a la mañana para llevar a Balta al cole…. y  zas! rueda de atras pinchada, en llanta. La verdad es que con el tema del auto, reconozco que soy un desastre: hasta que el pobre no da señales solo le pongo nafta y sigo. Pero claro con un auto de 10 años, vengo haciendo service de todo, desde hace un año y medio: caño de escape, frenos, radiador, palanca de cambios, cambio del filtro de aire acondicionado, etc.

Así que a la mañana fui a cumplir mi misión: llevar a Balta a la escuela a horario, con todo y mi rueda en llanta. 3 señores muy amables, desde sus diferentes autos, me avisaron del estado de la rueda, pero claro, yo quería dejar a mi hijo,  a horario,  en la escuela. Una vez terminada mi misión, salí a buscar una estación de servicio donde me pudieran revisar la rueda, dos estaciones de servicio después, un señor,  muy amable, me la infló y dijo: “me parece que te la pincharon, tenes las 2 ruedas de atras abajo…. ojo!.”

Yo,  que cuando solo tengo que llevar a mi hijo al cole, gracias que agarro las  llaves y el celular, de pura casualidad tenía algo de dinero, guardado, porque se prendió la luz del tanque de nafta! y, ahí en la estación de servicio, (gasolineria) cargue la suficiente nafta como para andar  hoy sin contratiempos.

Cuando vuelvo a casa, me pongo a trabajar, al rato salgo al super y zas otra vez! la rueda  baja…Llamo a Juan y le pregunto:  “voy con la rueda como la tengo a la gomeria o llamo a un auxilio?”. ” Llama a un auxilio,” me dijo” tal vez la salvas y no tenes que comprarte una nueva.”

Despues llamar al auxilio (disculpen, no tengo al mas minima idea de como cambiar una goma), el señor vino bastante rápido, y después de agacharse a mirar la rueda el señor muy amablemente, me dijo, “Lo lamento, no sirve para nada”

Le agradecí y me decidí a ir a la Gomería. Me atendió otro señor, también muy amablemente y me dijo: “lo siento no sirve tienes que comprarte una nueva.” Y ahí nomas me sacudió un montón de dinero.

Volví a casa, mas pobre y cansada de correr atras del auto todo el dia. Pense en todo lo que quería hacer hoy, y terminé pensando que:

– Por suerte me toco un dia que no trasladarme por toda la ciudad. Y que trabajaba en casa.

– Por suerte no tenía que llevar a mis hijos a ningún lado.

– Por suerte, me tocaron un monton de señores amables que me ayudaron todo el dia. (aunque todos me costaron dinero, je!)

– Si una no tiene dinero para comprarse un auto nuevo, los autos viejos no deberían tener conservarse mejor? No se supone que una esta quebrada?

En fin. No soy una “chica tuerca”

xoxo, Carla.
cambiando una rueda

 

Anuncios