Cuando pa’ Chile me voy….

Que ilusa! yo creí que me iba de vacaciones y nada de eso ocurrió!

Santiago divino, la gente super amable y educada, la ciudad muy limpia, prolija y linda (cuando tendremos algo así, por estos pagos, eh?), el hotel muy bien (les paso el dato: La Sebastiana), y Aerolíneas se porto bastante bien, salvo que nunca nos avisaron de la  reprogramación del vuelo de vuelta y gastamos una pequeña fortuna en taxis de ida y vuelta al aeropuerto.

Balta se enfermó el miércoles a la noche, nada grave, una angina, nada que un par de días de Ibupirac no puedan bajar, así que no tenía mucho ánimo de paseo, y como buen enfermo, se quejaba todo el tiempo. El viernes me encontré con Mariana, una amiga del laburo de hace unos años que se fue a vivir a Chile, estuvo bueno el reencuentro, porque ahora, mas allá del  trabajo, hablamos de proyecto de cada una. Su hijo Valentino es un mes mas grande que Benja, así que estábamos chochas hablando de niños y pañales, de lo poco glamorosa que esta Santiago;  si bien, hay mucho dinero y la gente se viste mejor, una sigue creyendo que tiene mas “onda.”

El sábado alquilamos un auto y nos fuimos a hacer Viña del Mar- Reñaca-Zapallar, mucho transito, mucho lío, a la ida vomitó Balta, a la vuelta,  Benja, los único que alucinábamos con la playa éramos Juan y yo… en fin, aprendimos que los trayectos no deben ser mas de 100km, y que los dos niños tienen estómagos sensibles…  El domingo y el lunes fueron mas tranquilos, dividimos los paseos con juegos para chicos, lugar para gatear y leída de cuentos. Juan? padrazo, hizo compras, curo heridas, lavo niños vomitados… un sol…

Cansada? Puf! mucho mas… Despegue? un poco sí, ya subirme a un avión, me hace sentir diferente…Zapatos? nada…. ni para envidiar…..

beso, les dejo una foto de la playa para suspirar…

Carla

Anuncios

El Secreto de Volar

La verdad es que esta semana fue tremenda! Mucho laburo, mucha vida social, mucha presión… pero mi zanahoria esta en puerta: el fin de semana próximo, nos vamos 4 dias a Santiago de Chile, y estoy contenta como si me fuera a Madrid.

Santiago es una ciudad que me encanta, con mi amiga Elisabet, fuimos durante años y nos divertíamos mucho, comíamos rico, paseábamos  y reservábamos un lugar especial para ir de compras: tengo una gran colección de zapatos comprados allí.    Esta vez nos vamos los 4, y es nuestra primera vacación como familia tipo.

Tengo una cábala con los viajes, un viejo secreto; hace mucho años cuando las cosas estaban muy estáticas, no las podía modificar y necesitaba cambiar el norte, me iba de viaje, para tomar perspectiva de alguna situación y mirarla desde otro lugar: con dinero, New York o Londres, sin Mar del Plata o Colonia…., siempre tenía buen efecto, siempre volvía con algo había visto desde otra óptica, y terminaba aprendiendo algo que no terminaba de entender estando aquí…

De que tengo ganas? de no hacer nada, de descansar (con niños será bastante complicado, I know!), de pasear y descubrir lugares nuevos,  de relajar el cuerpo y la cabeza. Por primera vez en mucho tiempo, necesito vacaciones….

El efecto despegar creo que es el que mejor lo explica, despegarse de una situación, de un momento,  de una persona;                                                       despegarse para volver a tomar impulso,  carretear, y perderse en la mitad del cielo… ese,  creo, que es el mejor secreto de volar.

Buen finde!

beso, Carla

PD  Siempre me gustó Calder, y me hubiera gustado despegar en un Braniff…

.