Aprendiendo a celebrar la Navidad



   Las navidades son una celebración relativamente nueva para mi. Como me decía Oli de http://celesteazul.wordpress.com, en un comentario, uno aprende a enamorarse de NY, en las películas, yo me enamoré de la fiesta también por las peliculas. Mis padres nunca festejaron (por no profesar la religión), siempre tuve la fantasía del árbol, los regalos, la chimenea con medias y demás.

La Navidad me llegó con Juan, (compartí festejos con amigas, pero no es igual) al principio era un árbol, pequeño y diseñado, pero, desde que nació Balta, decidimos ir por el sueño de la película.

Recuerdo que cuando lo fuimos a elegir le dije: Vamos con cuidado, es mi primera Navidad y quiero que se parezca lo mas posible a mi sueño: el árbol, los adornos rojos, la estrella, las medias y los regalos debajo. Y así esta hoy en el living de casa. Y se ve tan bonito como cuando la miraba por la ventana de mis vecinos.

Así, que de apoco aprendí: como armar el árbol, qué se come y porqué, y comprendí el verdadero significado de la Navidad: la solidaridad, el amor, el compartir, el ayudar al otro y acompañar a los que están solos o en alguna situación difícil.

Mi amiga Flo, desde el año pasado, decidió que su Navidad es salir a repartir pan dulce a la gente que esta en situación de calle, ayudando y acompañando a quienes lo necesitan. Gesto que me emociona, y me parece importante compartir con todos ustedes.

Todavía no pasamos nunca una nochebuena en casa (es complicado: mi suegra esta enferma, vive bastante lejos de casa y es un lío trasladarla, mas que nada en esa fecha), pero el año pasado nos quedamos a pasar la Navidad, y fue mi primera vez en casa, en familia. Me gusta la Navidad.

Navidad, con mucho respeto, es un momento de milagros para todos, de soñar y de creer.

Jo, Jo, Jo, Feliz Navidad para todos!!!

Carla

 

 

 

(y este es mi árbol)

Anuncios

Domingo perfecto

Hoy leía el editorial de la nueva Harpeer’s Bazaar (Ana Torrejon es lo mas, extrañaba mucho sus editoriales) y hablaba de categorizar los sueños: pequeños como darme le lujo de escribir este blog, y tener continuidad, medianos: soñando con viajar pronto y tomarme unos dias de vacaciones, aunque sea toda una semana, y grandes como hoy domingo: que no salí mas que a dar una vuelta, ví que mis calas empiezan a crecer, Balta y yo sacamos una bolsa entera de hojas feas del jardín, cocinamos todos juntos, (nada raro,  par de tartas) y almorzamos sin grandes urgencias, ni corridas a las 3.30 PM, salimos a pasear y dar una vuelta en bici, mis papas vinieron a desayunar y tomaron sol, (después se fueron) y por primera vez en 5 años, me senté a leer el diario del domingo y la revista nueva de Harpeer’s Bazaar.

Es uno de esos momentos en los que paro a disfrutar y no miro la zanahoria de adelante.  Mañana seguramente será un dia complicado, entre las corridas del trabajo, la incertidumbre, reuniones, proyectos, esta semana tenemos que ir de nuevo al cirujano por Benja, y debo decidir que hacer con Ema… Pero hoy, hoy es un día soñado, hoy es un dia feliz, hoy es mi día perfecto.

Buena semana!

Carla