Shot de adrenalina

El lunes finalmente arreglamos que al menos por un tiempo en mi trabajo iría solo una vez por semana, y ganando la mitad de mi sueldo. Cómo soy de las que miran el vaso medio lleno, me puse contenta que al menos voy a seguir ganando algo de dinero, aunque sea la mitad y eso significa que tengo que seguir buscando otro trabajo. Me puse a pensar a quiénes contactar y qué podía  hacer.

Me lo tomé con soda, me desperté con Benja, desayunamos lo lleve a la colonia de verano de su jardín, volví y me puse a hacer rompecabezas con Balta, jugamos un rato y cuando estábamos almorzando recibo un mensaje de texto, de mi “jefe” del trabajo: “Te queres ir a Miami por un día?”, me quedé helada, pero como yo para viajar soy mandada a hacer, contesté: “Claro, cuando?”, “Mañana” me dijo él, te llamo en media hora. Imaginen mi cara y mi estado.

La verdad es que no quería hablar adelante de mis hijos y quería charlarlo con Juan. Suponía que tenia que ver con unas piezas de un producto del trabajo, pero la realidad es que no tenía mucha idea. Me llamó me explico esto que les cuento y me dijo: te irías mañana por la noche, arregla tus cosas y confirmarme lo antes que puedas. Le mande un mail confirmandole, y el a su vez, me reenvía un mail copiando a las 3 personas mas importantes de la empresa, comunicando que yo había aceptado su propuesta, y que me estaba yendo mañana por la noche, sugiriendo un par de hoteles para reservar, y horarios de vuelo. (La vuelta a casa del 31 de diciembre con la valija, tuvo efecto muy rápido este año, pensé feliz! 2 días sola, en otro país, en un hotel 5 estrellas  y pensando en mi, pagada por otro, me parecía un SPA Glamoroso).  Me puse a pensar en los regalos de reyes para los niños, otro paso por la farmacia a comprar cremas, alguna cosilla que me hubiera quedado pendiente por comprar, algo de verano que empieza la pre temporada… (Una locura! Todavía no cobre y ya me lo estoy quemando de nuevo!!!)

Juan casi infarta, no lo podíamos creer! Me dijo que no me hiciera problema que nos arreglabamos,  y que me fuera. Arreglos de hotel, pasajes, yo iba creciendo en ansiedad, le mande un mensaje por what’s app, a mi amiga Sofi que vive allá, preguntándole si quería cenar conmigo, mañana por la noche, ella pensó que estaba haciéndole una broma, y no lo podíamos creer, la tarde avanzaba y yo iba hablando con el gerente que necesitaba esta pieza, que cuando me enteré que el estaba detrás de esto, me empece a desilusionar, es esas personas que no tiene idea, y no para de meter la pata. Primero me cambió el vuelo, quería hacerme volar de día (lo cual me sacaba un día entero en mi casa, volar de día me sienta fatal), pero me la comí, después no sabia como hacer una reserva en el hotel, y no tenía idea de que tenía que pedir un adelanto de dinero, en dólares efectivo y llevarme una muestra de la pieza para saber que tenia que traer. Por suerte Balta no estaba y Benja dormía, yo volaba de locura, y me la pasaba llamando a Juan, para pasarle novedades. Juan entraba en las paginas de las tiendas en las que habíamos estado para ver que podía traer… A las 4 PM recibo un mensaje de texto de mi jefe diciendo: no emitas hasta que no te confirme. Me empecé a desilusionar.

Sabía que la reserva de avión se vencía a las 5 PM cuando no me contestaron a las 5.30, dije, adiós a “mis dos días en la vida”…  a las 6 me llama mi jefe, pidiendo disculpas, me explicó que no había terminado el producto y no llegaba a tenerlo listo para ir y volver en dos días, que lamentaba mucho la urgencia, la adrenalina, y la inexperiencia de este gerente. Yo muy animada le dije, “bueno, tengo que cancelar mi cena de mañana a la noche, mi amiga Sofi, me espera mañana para cenar” Se rió y me prometió un próximo viaje a su cargo, que sabemos no se va a cumplir, pero le agradecí su oferta y la confianza de haber pensado en mí. Mas allá de todo, lo tomo como un voto de confianza…

Así que después de toda esa adrenalina de la tarde, me pegué un baño, le avise a mi amiga Sofi, que no íbamos a ir a cenar, se mato de risa, y me escribió: “viste? yo te decía que era demasiado bueno para ser cierto! La próxima vez!” a la noche mientras me acostaba pensaba en toda la adrenalina que me había generado, todas las decisiones que tomé en 2 horas y pensaba, realmente, lo que sucede conviene? No lo sé, pero al menos me lo tomo con humor!

xoxo

Carla

 

La Panza (la que queda…)

Se viene el verano.

Y es todo un tema. Mas allá de tener excusa de haber tenido un bebe este año, (8 meses ayer), no me banco la panza, 2 meses antes de quedar embarazada estaba barbara: mi mama me invito a pasar una semana con ella  y mi hijo mayor (2 y medio en ese momento), una semana en un hotel super nice en Colonia, con SPA, así que me puse a dieta de golpe, y me la pase haciendo gimnasia en la pileta y tratamientos varios: masajes, electrodos en la panza, me pusieron un gel y me envolvieron con el mismo papel film que uso para la comida, y funcionó,  porque vine con un color buenísimo y 2 kilos menos. Estaba divina! Hasta mi marido se sorprendió cuando me vio (y claro que habiéndome ido con mi mama y mi hijo no cabía duda que no había hecho ningún lío…), después de este embarazo quede bastante mejor; reconozco que me ocupé mas, porque no quería volver a verme gorda, pero llegó un punto en que me  dí cuenta que ya no voy a bajar sola, y que  los 40 no vienen solos sino que viene a quedarse.

La semana desembolsé casi $3500 en un tratamiento que  promete dejarme con 5 kilos menos y sin panza, de acá a diciembre. Así que con mucho sacrificio, me voy a hacer gimnasia en la capsula de calor, me pongo electrodos, y trato de comer sano.

Creo  que la panza es un síntoma de dejadez, la flacidez, el cuerpo caído, los brazos gordos…Dios! me estoy poniendo vieja!

bs, me voy a correr

Carla

el rio temprano a la mañana...cuando sali a correr

Vireron que mañana estrenan la peli de Comer Rezar y amar? voy a esperar a terminar el libro…no se si voy a aguantar!)