Cábalas

Me reconozco bastante cabalera, no sé bien de donde viene mi propia tradición; supongo que es la aversión a tener mala suerte. O envidia. O desgracias. Todo puede ser.

Algunos ejemplos: no paso debajo de una escalera (desgracia), no doy la sal en la mano (pérdida de dinero), no apoyo la cartera en el piso (miseria), doy 7 pasos para atrás cuando veo un gato negro (mala suerte)  y uso mucho rojo (envidia). Mucho. Pero los días 13 suelen ser buenos días para mí. (no así los 14, no tengo una explicación para eso)

Cuando era adolescente, recuerdo que había una canción que me gustaba mucho, se llamaba “Things can only get better” y la cantaba Howard Jones. Una canción mas de los ´80s. Irrelevante. Salvo por una cosa:  Cada vez que escuchaba la canción, me pasaba algo bueno. (no vale ponerla para escucharla, tiene que aparecer de casualidad, sino, no funciona la cábala)

Llevo años sin escucharla, e igualmente me han pasado cosas buenas, pero el otro día,  estábamos en un cumpleaños, y la escuché de fondo, me quedé callada y recordé mi vieja cábala, pero ahí quedó.

Para variar un poco, mi semana laboral fue agotadora, ayer mi jefe me dijo que quería hablar conmigo y yo pensé que me iba a pegar un sacudón. En mi cabeza tejía y destejía cosas que podía decir, argumentos, y demás. Cuando por fin hablamos, me recordó la charla que habíamos tenido en la primera entrevista y me dijo que quería ofrecerme un contrato por tiempo indefinido, (es una manera de decir) y que me quedara en este puesto de trabajo. Muy honestamente me reí y le confesé que pensé que venia de sermón mas que de aplauso, me dijo que sabe que mi potencial es mas de lo que estoy dando, pero como yo argumenté, es la primera vez que hago este trabajo y no conozco este negocio. Me lo tomó. Pedí cosas que no se si me darán, como mi viernes de home office (que lo veo pendiente de un hilo), sueldo y que el siga siendo mi jefe…. recién empezamos las charlas, veremos como sigue todo, no me anime a luchar por un cargo mas alto, si bien tenía uno antes porque me parece que no es el momento; pero la verdad es que estoy contenta. No me esperaba esta charla tan pronto, y la perspectiva de trabajar otra vez, y estar menos angustiada con mi vida de trabajadora independiente y pagando cosas todo el tiempo, me pone feliz.

Va la canción para quién tenga curiosidad.

Si, al menos por un ratito, las cosas pueden mejorar!!

Carla, con sonrisas 🙂

PD Les conté que me compré  un gato dorado que trae suerte en le barrio chino? Aqui esta mi  Maneki Neko

Imagen

Anuncios

Amigas en Crisis de 40 (y yo, en crisis con ellas)

El viernes pasado tuve un día complicado, yo estaba bastante sensible, el temporal que azoto la ciudad no me ayudó, y la gente tampoco…  mi mañana bajo la lluvia no fue muy feliz, me empapé, y la ciudad estaba atestada de autos.

El sábado era el cumple de Pilar, que festejaba en grande sus 40, o como ella los llama:” sus segundos 20″, para resumir hubo una seguidilla de mails sin sentido e innecesarios, sobre el regalo, el vestuario y demás idioteces…sentí que nuevamente había cosas que no se dicen entre mis amigas… hay un trasfondo raro… Decidí llamarla a Eugenia: mala elección, me tiro verbalmente, con todo lo que tenía a mano, dejando entrever, que yo nunca me hago cargo de nada, tal vez sea un poco así, pero la verdad es que ella se hizo la que no sabía nada de lo que estaba hablando, y  que las brujas no somos muy honestas…

La fiesta estuvo bárbara, Pilar es el Ave Fénix: un divorcio, un novio que falleció de Leucemia hace dos años y después de un año y medio de intenso trabajo consigo misma, ahí estaba: bailando felíz con su nueva pareja, sintiéndose plena en esta nueva puerta que se le abre en la vida. Me hace feliz verla feliz.

Anoche me junté con Caro, la “bruja” que me es mas par, la que es frontal, ácida y sin filtro, como yo;  la vida nos une en varios denominadores comunes, y creo que es la persona indicada para hablar de esto. La charla empezó a las 8 PM y terminó a las 2 AM. Imaginen todo lo que hablamos!: las chicas, la pareja, los hijos, los perros, los ex…Pero hoy voy a focalizar en su visión de las amigas: ella dice que la superficie esta jodida en algunas, pero en el fondo, en la esencia, somos todas buenas, pero 20 años después tenemos mas exacerbadas algunas cosas: la tolerancia, la frustración, la acidez, la personalidad de cada una….y recordó momentos en los que habíamos estado todas al pié del cañon: el accidente de Marina, la internación de Pía, la operación del perro de Caro, la muerte del novio de Pilar… todas situaciones tristes decíamos…. entonces qué: somos mas amigas en las miserias, en el dolor, en la enfermedad? Eso nos pone a todas en la misma línea? y que pasa cuando hay algo para festejar? Como el cumple Pilar que  alquiló un hotel boutique, un catering, una barra de tragos . No nos ponemos tan contentas y empezamos a criticar? a mandar comentarios soeces y procaces por mail? “Nunca es dura la verdad, lo que no tiene es remedio…”

En síntesis aunque Caro no coincidía, por no querer pensar mal, al menos,  yo creo que en determinado momento de la vida, (y los 40 son una buena medida) las cosas empiezan a cambiar: los objetivos que no se cumplieron, empiezan a pesar y a ser muy evidente la diferencia entre las que somos felices con nuestra realidad y las que no. Las que vamos cumpliendo objetivos y vamos por mas, y las que están esperando el milagro que todo cambie por si solo…

Mientras escribo,  pienso que hace un tiempo empecé a darme cuenta de las diferencias y creo que  la brecha empieza a ser demasiado evidente para no verla, o hacerse la idiota….Es difícil crecer a destiempo y la cosa creo no pasa por los hijos, la pareja, o el trabajo, sino por estar contenta con la realidad de cada uno de nosotros tiene, y sentir que fuimos eligiendo nosotros y no que la vida nos encontró con esto, y “esto” que es la vida que tenemos, no nos gusta…

Tal vez yo tengo esta visión porque estoy mas contenta con mi realidad y en vez de quejarme siento que al menos trato de hacer algo… y no todos podemos hacer lo mismo…

xoxo

Carla

 

comentario de bruja

Tengo como una cosa catártica, necesito escribir esto, porque sino se me atraganta todo: la voz, la comida, las lagrimas.

Ayer vino Marina a cenar a casa; me llamo para ver que hacíamos, y como justo venís otra pareja, le dije que viniera y como vive lejos, que se quedara a dormir. Marina es una de mis mas amigas, (una del grupo que siempre les hablo, es la única que, como yo, tiene hijos) es con quien  hablamos de la envidia de los demás, y de callarse la boca ante la felicidad propia, porque muchas veces la envidia es mucha.

La pasamos bárbaro, cenamos todos juntos, se quedo a dormir, nos levantamos a la mañana, desayunamos todos en la cocina, me sorprendió verla con un short corto, para dormir en casa ajena y levantarse a desayunar, y le escuche un comentario que me sonó raro de: hoy me levanté a la mañana pensando como puedo hacer para vivir en una casa así…bueno, no tan así. Yo dije a dormir de vez en cuando, cuando quieras, a instalarte no. Todo bien.

Juan se fue al super y nos quedamos charlando las dos, ordenando la cocina, hablando jugando con los chicos, llegaron mis papás, terminamos de desayunar, ella preguntaba por ellos, charlamos de como estaban, de la relación con mis chicos, ella hablaba, limpiaba, y jugaba con los chicos, la acompañe a cambiarse, le preste un par de cremas para la cara y le dije donde ponérselas (temas de arrugas), se quedo charlando un rato con Juan, en la cocina,  sobre que poder hacerle a su casa, hasta que  la vino a buscar un amigo,  se fue,  nada. Todo bien, hasta ahí.

Mi mamá tiene muchas cosas, y yo, siendo justa, debería decir que soy de las primeras en encontrarle defectos, pero jamas me hizo un comentario como este: vos estas segura que esta es tu amiga?, viene, habla con tu marido, se muestra, juega con tus hijos, la viene a buscar un tipo, no te suena raro? Y yo me quedé de una pieza. Primero porque ni mamá me hace estos comentarios en general, ni yo me la veía venir, yo no estaba alerta con Marina. Sí puedo estarlo con otra gente, pero no con ella. Y empecé a recordar otros comentarios de que es egoísta, que usa a la gente a su antojo, que no da puntada sin hilo… Por suerte mi mama, me dijo también, que no vio a mi marido ni darle bola, ni mirarla mucho (bueno, yo por eso me puse contenta), pero la sensación amarga me dura todavía…

Saben cual es  el otro punto? Mi astróloga me dijo que este era el año de las grandes decepciones de mis amigas, que para noviembre (buena, erró por 5 dias), tenía otra. Y el otro día mientras me bañaba pensaba en eso, y decía bueno, ya paso el mes, aya esta…

Por una lado me siento una boluda, por otro me duele, realmente la quiero, y siempre le creí.

Veremos como sigue, y ahora estaré mas alerta.

Carla, triste hoy…