Como el feminismo nos cago la vida.

nosotras podemos!!Bueno, tal vez sea un poco categórica y me tilden de machista, no es así.

Ya se que el feminismo trajo un montón  de beneficios: igualdad de derechos en algunos casos, posibilidad de voz y voto en otros, posibilidad de disfrutar del sexo y las ventajas de la anticoncepción, etc, etc pero yo hablo de algo mas terrenal, de la vida diaria, en ese sentido creo que el feminismo nos cagó la vida (disculpen la mala palabra, es la que mejor describe la sensación)

Ahora somos independientes y todo lo podemos hacer: podemos tener hijos con un donante de esperma, tener un departamento propio, un auto, un alto cargo en una compañía, nuestro propio negocio, viajamos solas y somos maravillosas. No necesitamos nada de nadie, somos superchica o la mujer maravilla, la sociedad, la publicidad, (y nosotras mismas), nos dice todo el tiempo que podemos, y nosotras seguimos adelante, y vamos por mas.

Saben que? basta para mí.

Yo necesito de los demás. Necesito Pedir y recibir ayuda.

Necesito un hombre (porque me gustan los hombres, sino eligiría una mujer) que me acompañe en la vida, con quién compartir lo que me pasa, con quién pensar el “por venir”; no quiero poderlo todo, es muy desgastante, es triste estar sola todo el tiempo y tomar decisiones: desde qué comer, hasta qué nos queda mejor para salir… quiero pensar que alguna vez me podré tomar un año sabático y que alguien se pueda ocupar de mi, mientras yo hago todo eso que dejo para mas adelante…

Quiero que alguien pueda ocuparse de mis hijos, que les lea cuentos, que los lleve al cole,  y a fútbol, que vaya a las reuniones de padres o compre el mapa que necesitan para mañana, no quiero correr sola.

Quiero que alguien se emocione conmigo, porque a Balta se le cayo su primer diente, y lo busque en el piso porque no lo encuentra y el ratón Perez no va a venir….

Quiero amigas para reirme y contar lo que nos pasa, para compartir historias y reinos de estupideces. Quiero a mis padres porque disfruto de ser hija y no estar sola, y compartir con ellos lo que nos pasa…

No me digan que ser una gran profesional y tener una gran carrera es el camino a la felicidad, porque no es cierto. Estar arriba es estar muy solo, es pensar con quién almorzar, a quién copiar en un mail, o con quien te conviene ser amigo….el poder es solitario. Y para que sirve?

Y en definitiva, que es poder? Poder que? Poder comprar, poder tener mas cosas?

Poder viajar en primera clase? Para encontrares con quién? quien te espera? quién deja mensajes en la contestador de tu casa…? (no de tu celular, de tu casa)

Si bien no creo que las mujeres queramos estar en casa todos el día cocinando, lavando y planchando (tampoco como Betty Drapper de Mad Men), me parece que tampoco queremos esto que ocurre hoy: trabajar 20 horas por día, llegar extenuadas, ver pasar los días, y no saber que pasa con nuestra gente.

Y creo también que creernos esto nos ha hecho mucho daño. En nuestro presente, en la vida que elegimos. Conozco infinidad de mujeres que no pueden elegir, que están solas añorando su mejor época, y que se arrepienten de haberle dedicado a la carrera, los mejores años de su vida y que dejarían todo, sin mirar atrás, por encontrar a alguien que se haga cargo de ellas y sus necesidades emocionales y  económicas. Y todas lo confiesan en conversaciones de amigas, o donde no hay un hombre que pueda escucharlas….

Entonces , vuelvo otra vez, con lo mismo, finalmente, tanto poder solas, no nos cago la vida?

bs

Carla

Anuncios

Los Hombres via msj de txt

Hace un tiempo Juan volvió a tener sus reuniones de varoncitos: cenas periódicas entre sus mejores amigos, Nacho y Ricardo, últimamente en casa, cosa que a mi me encanta porque los/las  disfruto mucho. (a ellos, y la realidad es que ser la única testigo de todas las barbaridades que dicen, me encanta!)

Los 3 son grandes amigos, hace mas de 20 años, se conocen mucho, se quieren y han compartido lo mas importante que les ha ocurrido en la vida.

Juan preparó pizza casera: fue al súper, compró los ingredientes, la picada, y se puso amasar, yo me ocupé de los niños.  Llegaron puntualmente a las 9, dispuestos a cotillear de lo lindo!  Pasamos a las historias amorosas de Ricardo; repito perfil: divorciado, 2 niños, 47 años, con una buena posición económica, pero sin trabajo, y con mucho tiempo disponible…(Hace un tiempo salía con esta chica que no nos había caído demasiado bien (ver https://apasionadablog.wordpress.com/2011/04/26/sabes-quien-vino-a-almorzar/  va el link para ayudar a recordar) bueno, la realidad es que lo que no tiene es remedio: volvió a su vieja onda mística: piedras, rosarios, pulseras con ojos,  pero esta “onda mística” a él le incluyen encuentros sexuales con  chicas entre  30 y 45 años , (conocen la frase: “estoy en carrera?”, bueno es así…) millones de mensajes de texto, para arreglar dichos encuentros, que duran literalmente un “polvo en el viento”.

Pero esto no es todo, la onda mensajes  de texto es en todo momento y a toda hora: come con el celular a mano y salta cada vez que le suena el tono, envia y reenvia, y si no el contestan rapido se pone nervioso… En la cena con las chicas, ellas me aseguraba que hoy todo es así: de texto a texto, nadie llama, no arreglan nada, y los encuentros son cada vez mas desencuentros…. Frase común si la hay…

Pero es realmente así? Pregunto;  hoy todo es facebook, y mensaje de texto  o what’s app?  Me parece horrible, y ya se que parezco arcaica…

Mi conclusión es la no comunicación, el no encuentro, el cero compromiso, tal vez yo no entienda, o estar fuera de mercado hace mas de 10 años me ponga en otro lugar… Pía dice que si yo tuviera que volver al ruedo me querría matar… y sí, seguramente si…

Nacho y Juan lo volvieron loco, lo gastaban, lo imitaban, se reian de sus comentarios y la aparición de viejos personajes, que volvieron a llamarlo cuando se enteraron de  su divorcio, los apodos no tienen despedicio: la de los cuchillos, la loca, la yogui naturista, la colorada mal operada, todo un desastre. Termino el post con una pregunta; si uno se divirtió a los 20, haciendo todo lo que tenía que hacer: sexo droga y rock’n’roll (para sintetizar) haciéndolo a los 40 no se siente desubicado?

xoxo

Carla

Rehabilitar imbeciles….

La semana pasada tuve cena con las chicas, y surgio una frase que escuchamos de Pilar Sordó, la conocen? es una escritora chilena, autora de Viva la diferencia una investigación sobre las relaciones de los hombres y las mujeres. (http://www.pilarsordo.cl/). Ella vino el mes pasado a dar unas conferencias en Argentina y paseo por varios canales haciendo entrevistas. La frase que mas nos llamó la atención a todas es: ” las mujeres tenemos necesidad uterina de rehabilitar un tarado”

Quién este libre de pecado que tire la primera piedra. Todas hemos querido rehabilitar a un tarado, todas tenemos un tarado un nuestro haber, alguien que no nos merecía, o que nosotras pensábamos que no se daba cuenta lo maravillosas que somos, y que seguramente nosotras lo podíamos cambiar…. La lista era larga y ninguna dejo de opinar…. (lo peor es la cantidad de imbéciles que algunas siguen teniendo hoy en su agenda cotidiana y no quieren/pueden soltar)

Yo perdí años de mi vida con Diego, siendo honesta, perdí años de mi vida con varios “Diegos” (tengo como 4 en mi haber: mi primer novio, el profe de teatro (https://apasionadablog.wordpress.com/2010/12/13/la-chica-inolvidable/), mi amigo del trabajo, que es este personaje en cuestión, y una historia internacional que les contaré otro día), este Diego que trabajaba conmigo, era muy divertido, inteligente (brillante), muy moderno, súper culto,  drogon, y muy psicópata.  Diego era uno de esos tipos por demás interesantes, ex fotógrafo, con quién empezamos hablando medio de casualidad, y terminamos mandándonos mas de 40 mail por día de charla, el nunca quiso que fuéramos novios, ni que tuviéramos una relación, tenía un pasado turbio y complicado (padre policía en plena época del proceso militar de Argentina) y su madre, tiraba tarot y demás yerbas.), nunca terminaba de llegar a él, y cada vez que me acercaba, él se empeñaba en hacerme sentir poca cosa, en ponerme en un lugar peor psicopateándome, en engañarme con otra chica y contarmelo, y su respuesta era: ,”solo sucedió, no pude evitarlo”, yo lloraba como una loca y me preguntaba porqué… Este imbécil duro casi 2 años en mi vida, hasta que yo misma, lo solté y lo intimé a soltarme, (incluye el regalo de un CD con el tema “Fly Away” de Lenny Kravitz, para ver si realmente le quedaba claro…)

Ahora, mas allá de mi historia personal, ¿Cuál es la necesidad real de tener que rehabilitar a alguien? Porque? Para que? Porqué creemos que realmente podemos cambiar a alguien? como si fuera nuestra función, nuestra tarea, nuestro trabajo. No sería mejor invertir esa energía en nosotras mismas y aceptar que el otro es simplemente un perfecto imbécil y no hay nada que cambiar?

xoxo

Carla

Complejo de Edipo


No es nuevo, que mi relación con mi padre es bastante edípica; ni tampoco que soy una eterna agradecida a su contención, su soporte y su generosidad.

Finalmente y como tema pendiente (ver: https://apasionadablog.wordpress.com/2011/08/13/miserias-personales/ y https://apasionadablog.wordpress.com/2011/08/20/tirada-de-huevos/) organice todo un operativo para caer en la casa de mi papá cuando estuviera solo: ubique a mis dos hijos, aproveche que mi madre no estaba y que a mi sobrina no le tocaba visitarlo, y fui. Estaba nerviosa, un poco angustiada, y tratando de ordenar las ideas en mi cabeza, mientras lloraba en el auto, y así aparecí, de sorpresa.

Lo mas importante fue que pude decirle todo lo que pensaba, lo que sentía: la bronca, la impotencia, lo que había hablado con mi analista, las palabras hirientes de mi mamá, con respecto a mi situación, mi vergüenza interna…. y lloré como hace años no hago, como nadie me ha visto jamás, lloré toda mi miseria, mi bronca, y mi vergüenza, como solo puedo llorar ante alguien que siempre va a ser incondicional…. Mi papá me abrazó mucho, me dio esa seguridad que yo sentía cuando era chica: que nada malo podía pasarme dentro de ese abrazo y que todo se iba a solucionar.

Me entendió, me apoyó, y me dijo que iba a pensar todo lo que le había dicho, que no me preocupara….

Volví mas tranquila, mas aliviada, él, me pidió perdón por no haber escuchado mi necesidad de hablar antes, y creer que estaba reclamando un poco de atención.

El martes que viene mi papá cumple 80. Esta muy bien, mas allá de los achaques propios de la edad, no se cuantos años mas me queden de él, sé que cada rato que lo tengo me siento afortunada.

un poco menos miserable

xoxo, Carla

 

Tirada de huevos

  Anoche fui a cenar con Juan, y hablamos sobre el tema que me tenía tan mal…. finalmente accedió a pagar todos los meses a mi padre como si fuera un crédito, aunque le dé bronca, y no termina de entender porque siempre es el quién tiene que pagar…(en realidad no es solo él, somos los dos, pero bueno, hablando de dinero Juan siempre es personalista)

Me costó empezar a hablar, me tomé medio Xanax antes de salir, y cuando empecé  a encarar la charla se me secaba la garganta; fui directo al punto, no dí vueltas, como siempre nos salvo el humor, no minimizando  la situación o las palabras,  sino tratando de desdramatizar las cosas. Aproveché para hablar del auto nuevo que se quiere comprar, de los viajes que quiere hacer, de “su vivir en Suiza” y la verdad no me guardé nada…. ni siquiera el pedido de que retire a Balta una vez por semana del jardín, para que yo pueda hacer algo para mi…

Haciendo cuentas, no me fue mal, accedió a pagar la deuda conmigo, no se va a comprar el auto con este dinero, y no se enojó, ni me grito. (No pude conseguir que fuera a buscar a Balta al cole una vez por semana, pero bueno, las batallas son así, algo siempre se pierde…)

Finalmente, no fue terrible, pero sí necesario.  Poner las cosas en claro de vez en cuando; un parate, una tirada de huevos, dicho mal y pronto, sirve para sentir que la pareja vive, que pasan cosas y nos retroalimentamos. Que podemos no estar de acuerdo, pero seguimos estando. Y el objetivo principal sigue siendo el mismo.

Solo me queda mi papá, pero es mucho mas duro de cortar…..

xoxo

Carla

Miserias personales

Disculpen la ausencia, estoy triste y no tenia muchas ganas de escribir.

El miércoles pasado llamé a la que fue mi analista terapéutica durante mas de 10 años, necesitaba claridad, y por suerte ayer pude encontrarme con ella.

En los últimos posts venia contándoles una charla pendiente con Juan sobre el dinero y lo mucho que me cuesta hablar con él, (y con mi padre) del asunto;  en breve resumen, mi padre nos prestó un dinero hace un año para terminar la casa, si bien nunca nos puso plazos, ni reclamó nada, yo se que la esta esperando de vuelta, y me parece que es lo correcto. Juan no lo cree así; no quiere ayudarme a devolverlo y a mi duele.

Estoy en el medio de los dos hombres mas importantes en mi vida. No puedo elegir, no puedo decidir. Y estoy triste.

Sé conscientemente que tengo que devolver ese dinero, porque no es mío (aunque algún día vaya a serlo); me dá vergüenza la actitud de Juan, que piensa y habla a viva voz de irnos de viaje, cambiar el auto, o comprar cosas para la casa, pero por otro lado también lo entiendo: el puso mucho dinero en nuestra casa, pero para quién lo escucha, parece vivir en Suiza…

Mi analista me sugirió hablar con los dos, por separado, y plantearles la misma situación: que desde su propio lado, los tienen algo de razón, pero que yo (y mis hijos) estamos en el medio, y no puedo elegir, ni me quiero separar tampoco.

Juan no procede bien, y en vez de cumplir 50, parece un adolescente con este comportamiento, pero no quiero separarme de él, por mas que su actitud no sea la correcta.  Mi papa es manejador, y siempre se valió del dinero, para marcar su territorio. No es malo, es muy generoso de hecho, pero en sus tiempos y a su manera.

Sábado a la tarde, Juan trabaja, Benja duerme, Balta esta jugando con amigo… yo me como la cabeza, tratando de ver como encarar la conversación porque por mas miedo que me produzca, no puedo verlo construir castillos en el aire. No es justo, para mí. Y me hace daño que no se dé cuenta de que me deja tan mal parada, que  no me cuide…

Todos tenemos nuestras miserias…

xoxo

Carla

Mariposas

El miércoles pasado tuvimos reunión de brujas,  estuve ausente el mes anterior así que estaba por demás ansiosa.

Pase por lo de Marina, y vinimos charloteando por el camino, poniéndonos un poco al día, de: niños, hombres, chusmerío en general. Marina empezó a salir con un viejo conocido de su adolescencia, (ex marido de una ex amiga suya) y estuvimos largo rato hablando del tema. Ella se quejaba de la falta de “mariposas en el estómago” Yo le decía que enamorarse a los 40 no es lo mismo que a los 20.  Se juegan otras cosas: la familia, los tiempos, la situación económica, los hijos de los 2, la historia personal de cada uno, etc. Hay un montón de factores racionales que influyen a la hora de enamorarse en esta etapa.

La realidad es que nos autoinvitamos a la casa nueva de Pilar (Pi, Pili) y su novio, la obligamos a cocinar los ñoquis de este 29,  (en 15 años es la primera vez que se digna a cocinar y a recibir como corresponde en su casa; data no menor: la última vez, en su cumpleaños, puso en pote de queso blanco en la mesa, los sándwich de miga del día anterior pegados, y el champagne para brindar con la cucharita del dia anterior, y no exagero para parecer graciosa, todo es verdad),  así que nos relajamos a que ella se ocupe, y nos dispusimos a charlar: estábamos todas menos Paz, que tenia un cumple, hablamos muy en general de temas de laburo, vacaciones  y nuevo hogar de Pili, y demás…. Hasta que retomamos el tema del enamoramiento, y quién sintió mariposas en el estómago y quién no, la mesa venía dividida, todas teníamos opiniones diferentes, había situaciones en las que si y grande fue la sorpresa de Marina cuando Caro, le dijo lo mismo que yo le había dicho en el camino, no sabía a cual de las dos mirar, y estaba por demás sorprendida.

Eugenia, me preguntó si yo sentí mariposas cuando lo conocí a Juan;  Confieso que la primera que nos vimos no nos dimos mucha bolilla, la segunda vez, cuando salimos solos, sí,  me acuerdo que no dormí en toda la noche (tenía 30 años, si vale de algo la aclaración) porque sentía que había conocido a la persona con la que iba a compartir mi vida… Llevamos casi 12 años…. al menos lo más importante de la vida, me paso con él.

(Y ahora que me acuerdo, mi vestido de novia, tenia mariposas amarillas… será una señal?)