Are mom enough? (Eres mamá lo suficente?)

La imagen de la portada del Times recorrió diarios, revistas, blogs, y demas. Ahi estaba la imagen de  Jamie Lynne Grumet  dándole el pecho a su hijo de 3 años… (es una madre de Estados Unidos que defiende la teoría del apego (“attachment parenting”)  va el link a su blog)

Un poco fuerte para mí. (y valga la aclaración para mí)

Amamantar a un niño es algo que no todas las mamas podemos hacer, por varias razones: porque no tenemos suficiente leche, porque el niño no se alimenta y tenemos que complementar, porque no sabemos hacerlo y no nos resulta ni simple ni natural, y porque no le encontramos placer, nos sentimos atadas y superadas por todo este mundo nuevo que incluye amamantar.

Ya todos sabemos de las ventajas de la leche materna, no estoy para hablar de ello; teniendo   2 hijos tuve 2 experiencias totalmente distintas: la primera fue dolorosa,  frustrante, agobiante por la cantidad de tiempo que mi hijo tomaba: 45 minutos de cada lado (y a la hora y media volvía a querer comer) recuerdo estar en el sanatorio con la puericultora y tratar de aprender a que el bebe se prendiera sin lastimarme y no poder parar de llorar; invertir en pezoneras, crema de caléndula, y cambiarlo de posiciones, para ver de que forma  me dolía menos….                                      O tratar de armar una rutina, donde le daba de comer, me abañaba me cambiaba e intentaba salir y el bebe tenía hambre de nuevo y lo único que hacia era darle de comer… Puerpera y en plena depresión postparto, era un momento en el que no disfrutaba de “ese encuentro” o de “Crear vinculo” como me decían… realmente fue un momento muy difícil para mí.  El neonatólogo, me recomendó cambiar de leche, y complementarle con leche de fórmula (o complemento), dijo que no se estaba alimentando bien y que era importante darle un poco de las dos. Por supuesto al poco tiempo, dejo la teta por la mamadera y de a poco, todos podíamos darle de comer: el papá, los abuelos, la señora que lo empezó a cuidar a partir de los 4 meses…

Y yo creé mi vinculo con él de muchas otras formas: haciéndole upa (cargándolo), contándole cuentos, durmiendo la siesta y apoyándolo en mi pecho, jugando con el  y pasando horas maravillosas conociéndonos….

Mi segunda experiencia fue muy distinta: yo estaba menos asustada y ya tenia otro hijo; (eso ayuda….), ya no tenía ningun miedo, y me permiti probar de otra manera, logramos casi 3 meses completos  de leche materna exclusiva, pero no mucho mas porque de nuevo, Benja empezó a quedarse con hambre y el médico recomendó complementar otra vez… y en ningún caso lo vivi ni con culpa, ni dolor…

Hay momentos diferentes como cantidad de madres en el mundo; dar el pecho mas o menos tiempo, no hace que una sea mas o menos madre. Madre se es todos los días, y con todo lo que cada niño nos trae.

La madre que se va de su casa todo el día a trabajar y no puede sacarse leche con un sacaleches, (cosa dolorosa si la hay) no es menos madre que la que se queda en casa, y solo se ocupa de sus hijos. Darle el pecho a un chico de 5 años, pues no se si es lo correcto, ni lo mejor, no se que le pasa a otros chicos de esa edad  pero se que mi hijo mayor andaba de lo mas erotizado cuando yo amamantaba al otro… y hubo que  explicarle otras cosas con respecto a su propio pito…

Nadie tiene derecho a decirnos que clase de madre somos, porque todas somos lo mejor que podemos ser: con mas o menos tiempo, mas o menos culpa, mas o menos dedicación…

No nacemos madres y creo que aprendemos día a día a partir que tenemos niños, sin manuales, ni cursos, ni guías practicas. Nadie puede decirnos si somos lo suficiente madres para nuestros propios hijos.

(Y a la larga la opinión que mas escucho es la del  pediatra de cabecera, que  es quién puede decirme si la salud de mis hijos esta bien)

Les dejo un link sobre esta nota, con el que estoy muy de acuerdo.

Buen lunes!

Carla, (suficiente madre para mis 2 hijos)

http://rferrari.wordpress.com/2012/05/14/are-you-mom-enough/

Visita a la ginecóloga


Este es un tema super amplio, que todas las mujeres conocemos, o al menos deberíamos conocer mas que bien. El tema se puede subdividir en varias partes, a saber: la elección de hombre o mujer, y siguiendo por la especialidad: Obstetra, especialista en adolescencia, en problemas endocrinos, en fertilidad, etc, etc. Hay de todo y para todos los gustos.

En mi caso, mi gineco es mujer, me atiende hace 20 años, y es especialista en adolescentes. (no se rían, ya se que no estoy en edad) Nos conocemos mucho, y me ha visto pasar por millones de situaciones; siempre me sorprendió que anotara todo lo que decía, (como buena chica,  hablo mucho) y tiene registrado todo mi “historial”: novios, amantes, historias furtivas, atrasos, enfermedades, bacterias, y superposición de candidatos! De hecho todavía se ríe, cuando revisa mi ficha clínica…

La última semana me tocó mi visita anual,  reconozco que si bien subo resignada a la camilla, no me acostumbro. Me resulta de lo mas incómodo: la situación, la posición, estar ahí, como si nada ocurriera, mirando para arriba y pensando en relajarme… mientras ella me mira, dice uhhm,  ahhh, saca y pone especulo, etc, etc. Después pasamos a la parte de órdenes de estudios: ecografía (trasvaginal y mamaria), mamografía,  pap, análisis de flujo, me agoto de solo pensarlo…! cuando termina   “el calvario” me dice: bastante bien, tenemos que revisar tu clamidia*, y saber como vas a seguir cuidándote, los anticonceptivos orales están contraindicado para mujeres de mas de 40. Ouch! (uno de los peligros es el ACV (accidentes cerebro vascular)mas allá de que me dijo vieja), “vas a tener mas niños? “No” dije yo, “bueno”me dijo ella, “me parece una buena elección, ¿ con 2 ya estas?” “Sí”, dije, “no tengo tiempo para nadie mas…” hablamos un poco mas de la vida, el trabajo, los viajes, los hijos varones (ella tiene 4), y le preguntaba como era su relación con sus hijos ahora que son grandes… “Parece mentira” me dijo, “leo tu ficha y me doy cuenta todo lo que paso en estos años, que bien estas.”

Me fui con todas mis órdenes en mano, contenta, no solo porque todo había pasado, sino por el comentario de Nora… Siempre la admiré, pensando que es una de esas mujeres que tengo de ejemplo: trabaja y desarrolla una carrera, tiene su familia,  es independiente, culta y muy inteligente. A veces en la vorágine diaria, una pierde el norte…. y necesita que se lo digan los demás!

xoxo

Carla

*Chlamydia trachomatis, que puede afectar los órganos genitales de la mujer. Aunque generalmente la infección por clamidia no presenta síntomas o se manifiesta con síntomas leves, hay complicaciones graves que pueden ocurrir “en forma silenciosa” y causar daños irreversibles, como la infertilidad, antes de que la mujer se dé cuenta del problema.     

Aprender a defenderse

Ayer Balta volvió del colegio diciendo que le habían pegado. No puedo explicarles la sensación interna que tuve. Quería salir a buscar al chico que le pegó, a la maestra que no me avisó, y todo lo demás…

No es la primera vez que le pasa, en otras ocasiones ha vuelto del jardín, diciendo que tal o cual le pegó o  le dijo algo que no le gustó. La situación al principio no me preocupó, pero a medida que pasa el tiempo, me empieza a preocupar que no pueda defenderse…

La realidad es que Balta es un chico esencialmente bueno: no tiene maldad, es buen amigo,  generoso,  compañero, y muy, muy tierno. Tal vez sea un tema de maduración, pero no reacciona, se paraliza y no responde con agresión.

Al principio pensaba que se le iba a pasar con el tiempo, después cuando nació Benja, que literalmente le parte el control remoto por la cabeza, y Balta no le contestaba; Juan y yo tuvimos una charla puntual con él diciéndole que sí puede devolver, y que es importante que se defienda, que no deje que le peguen (ni siquiera su hermano). Y empezó a decir: “si el me pega yo le pego” (ya sé que no suena bien, pero es parte de que adquiera seguridad en sí mismo). Benja es distinto, no tiene inconveniente en agarrar lo que quiere y cuando no se lo das   grita, patalea o pega, sin problemas de expresión con su simple año y medio. Siempre digo que a cada uno le vino bien el hermano que tiene… que los va a ayudar a compensar.

Tengo pensado hablar con una psicopedagoga acerca del tema, no solo para ver de que manera se puede reforzar a Balta, en su autoestima, sino también, en sacar su agresividad. Y saber que tenemos que hacer nosotros, como padres, para acompañarlo.

Fui a hablar con la maestra hecha una tornado; y me explico que esta vez no había sido tan así: que el “golpe” fue accidental y que no fue una situación violenta: estaban jugando y se tropezaron, se cayó…

Hablé después con Balta, sola, y le dije que siempre lo iba a defender y le iba a creer, pero que tratara de no magnificar las cosas…él, me escuchó, y me repitió que no me había mentido y que lo sintió así.

¿Cómo se hace para darle mas seguridad  a un hijo? ¿Cómo se le transmite que en la vida tiene que aprender a defenderse, y que es necesario que lo haga? ¿Cuanto podemos dejar que esto continúe?

Aclaración: no estoy exagerando yo tampoco, no estoy diciendo que a mi hijo, lo tiraron al piso y le pegaron entre varios, con violencia, pero sí creo que lo que no solucionamos hoy, podemos lamentar mañana…

xoxo

Carla

 

Todo sobre mi madre

El sábado a la tarde tuve una patética reunión familiar, a la que fui engañada, pensando que era un encuentro divertido con mis tías y mis primas, nada, un bajón, del que me fui a la hora y media. Mi tía organizadora, bastante viva, me pregunto: porqué tan temprano… ? y le dije la verdad. Se lo tomó bastante bien, y me prometió que la próxima iba a ser entre nosotras. Fui con mi mamá, que estaba chocha de estar conmigo y con Benja, y a la vuelta mientras la llevaba de Martinez a su casa (centro) empezamos hablar de como estaba.

Algunas aclaraciones: mi madre es depresiva y no quiere hacer terapia, (según ella la que hizo no la llevo a ningún lado), esta medicada por el clínico, pero al parecer la medicación no le hace efecto. Mi madre es eternamente inconformista; nada le alcanza ni le sirve, siempre quiere lo que le otro tiene y espera mas de los que los otros le pueden/quieren y/o saben dar . Mi madre tiene un complejo de inferioridad considerable. Mis padres están casados hace 48 años, y se llevan bastante mal desde hace mas de 20. Para sumarle al perfil, mi madre, actualmente realiza un curso de cine, un taller de reflexión (en PAMI), toma clases de ingles, y cuando su cuerpo se lo permite, va a la gimnasio 3 veces por semana.

Volviendo al camino de vuelta, aproveche para preguntarle como estaba, y empezó: “no es que me queje, pero tu papá esta peor que nunca” (lease: mi papá le habla lo justo y necesario, no le tiene mas paciencia, y si bien adora a sus hijas, su verdadera perdición son sus nietos), “no quiere ir al cine, no quiere salir mas con amigos y claro, yo me quedo sola, hago todo sola, nadie nos invita a viajar, y mis amigas no están en posición económica de ir a ninguna parte, las del gimnasio ya no me invitan a las reuniones. Estoy muy sola.

Reconozco que soy medio bruta, y le tengo poca paciencia. La queja y yo no somos amigas, y menos, la queja de mi mamá. Así que empecé: vos no te decidís, pero tenes que volver a hacer terapia, papá es así hace mas de 20 años, y ya hablamos de que tenes que armarte una vida aparte para hacer cosas que él ya no quiere hacer como viajar, salir todos los fines de semana o reunirse con gente. Si tus amigas del gimnasio no te llaman, algo debes haber dicho, y si seguís yendo a cursos de PAMI, no vas a encontrar ninguna amiga para viajar ni a Brasil, a menos que sea en bus. Me miro horrorizada y dijo, yo en bus? ni en pedo. Mejor me busco un novio y listo, no te parece?

Ouch! Me quede helada.

xoxo

Carla

Inconsciente de niños….

Me gustaría saber qué es lo queda en el inconsciente,  de todo este tiempo que
una dedica a jugar, leer, dibujar, contar cuentos, y armar plan con los hijos.

Me gustaría saber si Balta o Benja se van a acordar de las tardes de cuentos abajo de la manta, o las torres de bloques ( “con basamento” como diría Juan); si las plastilinas, los huevos rotos en preparaciones  de tortas,  los nesquick o los huevos kinder, serán parte de los recuerdos de su niñez, y será una infancia feliz…

Qué me acuerdo de la mía? Me acuerdo de caminar con mi papá a la escuela y la pasada por el kiosko a comprar figuritas;  que mi mamá me prepare la merienda, y me lleve a las múltiples actividades del momento, como: inglés, foniatría, y/o pintura… me acuerdo que mi papá me leía el cuaderno del colegio, los domingos y nos llevaba a dormir…. (Que ingrata! ahora me doy cuenta que mi mamá hacía un montón de cosas y sin embargo el mas presente para Pato y para mí, siempre fue mi papá… también el mas incondicional, el que “estaba”, aunque no lo viéramos mas de dos horas al día.)

Yo invierto mucho en mis hijos: me siento, juego, dibujo, corro, los llevo, los acompaño, hago actividades, a veces porque quiero y lo disfruto y otra porque me demandan y me dejo, aunque no tenga demasiadas ganas.  Juan hace también, a su manera, en sus tiempos, con sus cosas, yo aprendí a que él también puede hacer aunque no sea como yo lo haría…

Qué les quedará a mis hijos de estos primeros años? les quedará algo de su propio vínculo?, sobretodo a Benja que es tan chiquito….y se tira (literalmente) encima mío…? necesitará mi olor? mi cuerpo, mi calor?

Nosotros siempre hablamos de “equipo”, en esta familia, de que eso somos y vamos para todos lados (al menos casi siempre…) y me gustaría que Balta y Benja sintieran eso entre ellos, que mas allá de las diferencias, mas allá de la edad, y los intereses de cada uno, son un equipo, y se tienen el uno al otro.

Estar en cama también me hace pensar en eso….

xoxo

Carla

salidas de placard….

Que fin de semana!! entre la lluvia, y el día del padre, terminé agotada. El viernes le organicé a Juan y sus dos grandes amigos Ignacio y Ricardo (el que había presentado novia nueva  (https://apasionadablog.wordpress.com/2011/04/26/sabes-quien-vino-a-almorzar/), una cena de varoncitos como las de antes, ellos amablemente me dejaron participar y fue de lo mas divertido (al menos para mí), primero porque nos dimos cuenta que una vieja amiga mía, salió con él hace años, con detalles como haberla invitado a un pic- nic en  palermo con vino tinto, canasta, mantel a cuadros y copas de cristal que  terminaron en manos  de unos ladrones que les sacaron todo, (o casi), la situación fue muy graciosa, sobretodo,  porque él no tenía idea como tenía tanta data, en medio de la cena, Ignacio salió con sus comentarios procaces, hasta que de repente y como quién no quiere la cosa, me suelta que seguramente yo ya lo sé, que es gay hace muchos años. Si bien era algo que suponía, jamas había hablado o sugerido ninguna cosa con respecto a eso, pero me quede helada con la confesión. Pero mi fin de semana no termina aquí! El sábado a la noche pasaron Nicolas y Ana a merendar, con grandes novedades; tratando de adivinar pasamos desde un posible embarazo, o un cambio de trabajo en otro país, pero no, era bastante mas fuerte  que esto; Nicolas tiene una hija que desconocía hasta hace 15 dias de…  17 años! Fuerte,  no?

Reconstruimos un poco todo, y la verdad es que los mirábamos con admiración, Ana estoica a su lado, que creo que es lo que yo haría, (fue muchísimos años antes de conocerla…) y Nico feliz, feliz de verdad….

Cuando se fueron, nos quedamos hablando con Juan, por supuesto le pregunté si tenía algo para contarme, a modo de broma, para descontracturar un poco, y nos preguntábamos como nos pegaría a nosotros algo así, una hija tan grande en este momento de nuestra vida de niños pequeños, como lo manejaríamos, como sería la situación familiar, cómo ensamblaríamos a esta nueva persona en nuestras vidas…

También pensaba,  qué habría hecho que Ignacio, quisiera contarme a mí, (sus dos amigos ya lo sabían), después años de conocernos (+ de 10 )  que es gay…no creo que haya sido necesidad de aprobación,  pero si de alivio…. creo que debe sentir un peso menos

Muchas emociones para un fin de semana…

xoxo

Carla

Cumples y pelis que no son taaan tontas

Disculpen, vengo de una semana complicada, Balta cumplió 5  y el festejo me dejó agotada; la torta, la deco Ben 10, las ideas y vueltas, pero lo mas importante: Le encantó su cumpleaños, y eso, me hizo feliz a mí. (idishe mame al fin!), pero el festejo de cumple significa también “atender” las necesidades de Benja, que estuvo a upa mío todo el cumpleaños, que una nena se cayera y se abriera la cara, y que mi mamá se fuera ofendida porque “no tenía con quién hablar” (lease los pocos  padres que se quedaron,   hablaban entre ellos, como corresponde y no con ella; sin comentarios…).

Y claro, este finde no hicimos nada mas que seguir festejando y comiendo torta, y estamos al caer de la pascua, me vendría bien, respetar el concepto de Pascua judía y no comer harinas en 8 días… El sábado haciendo zapping, encontramos la peli “Marley y yo” (Marley & I), la vieron? esa del perro, la pareja, la familia, etc. No es muy feliz, y el golpe bajo del perro al final es grande, pero yo soy floja para estas cosas y es otra peli con la que termino moqueando (llorando)…reconozco igualmente que hay varias cosas con las que me identifico:

– ella y su plan de vida. (yo tenía un plan que dejo de serlo, cuando me decidí a vivir en vez de cumplir objetivos)

– ella cayendo rendida ante él y el perro (Juan tenía un ovejero cuando lo conocí, y reconozco que influyo altamente en nuestra relación: yo le llevaba huesos de regalo, y lo sacaba a pasear (yo soy  “la que nunca tuvo perro”), y el me adoraba (literal).

– ella no queriendo ser una madre que puede ver a su hijo solo una hora por día.

– ella disfrutando de 5 minutos a solas leyendo las columnas de él. (yo disfruto de mis 5 minutos de tranquilidad personal escribiendo este blog )

– ella diciéndole a él, que siguen siendo los mismas personas que eran cuando se conocieron: modernos, cosmopolitas, divertidos, inteligentes y lindos, (esto lo puse yo, pensando en nosotros) solo que  con mas años, hijos otras responsabilidades  y menos dinero….

Bastantes cosas para un peli tonta, no? Será que en el fondo no me resulta taaaan tonta…

bs, disfruten de esta semana que es maravillosamente corta.

Carla

(Vilma, cariño, no sabes lo que me gustaría repetir esa costumbre que teníamos de vernos en Semana Santa y pasearme contigo por Barcelona)